Ha pasado algo de tiempo desde que comenzamos nuestro camino juntos, y voy notando como poco a poco va cambiando tu trato hacia mí, cada vez eres más descuidado conmigo y de pronto tu lenguaje comienza a ser más hostil y tu trato en general está cambiando; no voy a negar que tenemos una buena relación, “pero ha sido buena en gran parte por la disposición de ambos a dar lo mejor”, si solo querías enamorarme, para después ser alguien cualquiera, lamento decirte que solo nos has hecho perder el tiempo.

A mí me gusta vivir la vida de forma intensa, y no pienso apagar mis sentidos para estar junto a ti, no pienso pretender no darme cuenta de las groserías, u otras ofensas que están por venir, he vivido esto antes, y todo comienza así, con pequeños desplantes, y poco a poco se van haciendo más evidentes las faltas de respeto, ese trato me lo han ofrecido muchos y con ninguno lo acepté, como tampoco lo haré contigo, si es el trato que quieres proponer para nuestra relación de día a día, ese trato es denigrante y nadie debería aceptar ser tratado con la punta del pie, pero si es la única forma en que tú sabes querer, deberías buscar a alguien que no sepa lo que vale, porque yo no soy esa persona.

He decidido estar contigo este tiempo, porque la hemos pasado bien, porque hemos tenido buenos momentos, por que creí que eras todo un caballero, estoy contigo porque quiero, pero si lo decido, también puedo estar sin ti, ya tiene mucho que el amor no me prohíbe levantar el vuelo cuando el respeto mengua, cuando las ganas ya no son las mismas, es mejor siempre decir adiós, hay situaciones rescatables, cuando al principio se actúa y se cambia de actitud, cuando se deja bien claro que ese tipo de trato es impermisible y se buscan nuevas estrategias, todos podemos retomar el camino, pero hay que tener la dignidad siempre de decir “yo no permito que me traten así”, de dar la vuelta y decir adiós, de dejar siempre muy claro, que se está con la persona por una decisión tomada día a día, pero que podemos vivir también sin esa persona, el amor es una planta que hay que regar todos los días, cuidarla y no dejarla marchitar.

Por eso te digo que estoy contigo porque quiero, porque así lo decidí, pero puedo vivir perfectamente también sin ti, si te gusta esta historia nuestra cambia tu actitud o tendré que cambiarte yo a ti.

 

Autor: Sunky
 



     Compartir         Compartir