No podemos dejar entrar en nuestra vida a todo el mundo.

Muy a menudo solemos alejar a las personas, hay veces que sin querer, o hay veces que se necesita. No es que tengamos algo en contra de ellas, simplemente lo hacemos porque tenemos miedo. Es una protección natural que nos hacemos para evitar sufrir, o hasta quizá hacer sufrir. Nos protegemos de que la gente entre en nuestras vidas para, luego, terminar saliendo de ellas. Nos protegemos de acercarnos a alguien que pueda hacernos sentir vulnerables. Y ¿sabes? Eso está bien, es bueno tomar las precauciones que sientas necesarias.

123507119_0

Alejamos a las personas porque queremos llegar a conocerlos bien. Porque sabemos lo significativo que es entregar tu corazón a alguien, y no sabemos dárselo a cualquiera. Ni sabemos ni queremos. No queremos porque estamos cansados de que nos dañen. Así que decidimos alejarlos. Y esa no es una decisión fácil.

Está bien alejarse de la gente para ver hasta qué punto son capaces de luchar por ti.

amistad

Aquellos que realmente te quieran, las personas más importantes de tu vida, se quedarán contigo incluso si tú no se lo quieres permitir. Esperarán pacientes a que abras tu corazón, a que estés dispuesto a compartir tu vida con ellos. No importa cuánto tiempo tardes. Estarán ahí para ti.

Nostalgia



     Compartir         Compartir