El terapeuta Justice Schanfarber tiene una amplia experiencia ayudando a parejas a resolver diversas dificultades que se presentan en sus relaciones. Según él, no debe sorprendernos que las adversidades sean cosa cotidiana; de hecho, lo anormal sería encontrar una pareja que no tuviera problemas. En todos sus años de labor como consejero de pareja, se ha encontrado con infinidad de problemáticas a las que ya se ha acostumbrado a tratar, pero dice que hay una en especial que, aunque se la encuentra frecuentemente, no deja nunca de sorprenderle: mujeres que dejan a hombres que aman profundamente.

En efecto, muchas veces las mujeres nos encontramos en relaciones que aparentemente nos hacen muy felices, que nos llenan, que nos satisfacen, con hombres a los que amamos de verdad, pero, por extraño que parezca, decidimos abandonarlos con la cabeza llena de dudas, de dolor e incertidumbre. Y nos duele demasiado porque esos hombres a veces son padres de nuestros hijos o han sido compañeros de vida por años o incluso décadas, hombres que verdaderamente significan mucho para nosotras.

La gran pregunta surge de inmediato: ¿por qué los dejamos si los amamos tanto? De acuerdo con Schanfarber, existen varias causas que pueden explicar esto, pero una de las principales razones para que la mujer abandone es que sienta que el hombre ya no se encuentra tan “presente” como antes. Puede que no tenga queja de él como hombre, que sea fiel, educado, comprensivo, respetuoso… pero que ya no tenga tiempo para ella. Él es un hombre perfecto, salvo por el pequeño detalle de que se encuentra ausente de la relación. Es el tipo de hombre que suele dedicarle más tiempo a su trabajo, a sus pasatiempos o a estar con sus amistades que a ella. Nunca la ha engañado, nunca le ha faltado al respeto… es sólo que no está con ella cuando más lo necesita.

El terapeuta afirma que los hombres deben tomar cartas en el asunto si no quieren perder a sus mujeres. Él aconseja lo siguiente:

“La forma de hacer sentir a tu esposa amada es demostrándole tu presencia, tu energía vital. Es algo que ella necesita sentir. Lo que ella quiere es poder hablarte de las cosas que le interesan y sentir que la estás escuchando. No que estás haciendo como que escuchas para ser educado”.

Desde luego, Schanfarber dice que también puede observarse el caso contrario, hombres que dejan a sus mujeres porque ellas ya no están “presentes” en la relación. Y lo mismo puede pasar con parejas del mismo sexo. La clave del asunto es que no basta con amar al otro ni con ser una buena persona, hay que estar ahí, en donde nos necesitan, tomar de la mano a nuestro ser amado y decirle “aquí estoy, cuenta conmigo”. ¿O es que tenemos demasiadas ocupaciones como para no poder darnos un tiempo para nuestra pareja? Yo creo que no. Pienso que, más bien, es cuestión de voluntad.

Autor intelectual: Teresa Donoso

 



     Compartir         Compartir