Muchas veces me cuestione, porque soy siempre yo, la que resulta herida, la que termina llorando, a la que todo le sale mal.

Después de esta relación fallida, entendí que soy yo misma la que da oportunidad para que me hieran, soy yo la que a pesar de reconocer que las cosas no van bien, sigo ahí, confiando, esperando a que ellos cambien, a que un día , así como por arte de magia, se den cuenta del gran amor que soy capaz de dar, soy siempre yo, la que se auto engaña, aunque en el fondo sepa que no hay más que hacer, que otra vez, me volverán a fallar.

herida

He caído en la cuenta, de que yo misma permito que abusen de mis buenas intenciones, la que se guarda todo por evitar peleas, la que calla sus inquietudes por no crear conflictos, por evitar malos ratos, y sin embargo he aceptado humillaciones, esas que en fondo calan, lastiman, te dejan sin ganas de reír.

Fui yo la que acepto ser querida a ratos, esperando que un día me quisieras de misma forma en la que quería yo, acepte ser la otra cuando mi más grande deseo era ser la única… acepte las caricias a escondidas, esas que me ponen en la oscuridad , caricias que humillan.

Así he sido yo, la que a pesar de todo sigue confiando, la que se queda largas noches llorando, esperando una llamada, soy yo la que soporta ese nudo en la garganta cada vez que te marchas, soy yo la que se conforma con un amor a medias, un amor cobarde, soy yo a pesar de todo, la que te ama más que a nadie.

Lo cierto es que estoy cansada de aparentar, de guardarme todo este dolor que me hace tanto mal, me canse de esperar por ti, a que te dieras cuenta de todo lo que he hecho por ti, me canse de ser tu segunda opción, tu escondite, tu traición.

herida 2

No soporto más la idea de tenerte a ratos, de maldecir cada segundo que pasas con ella, entre sus brazos, besando su frente y bajándole las estrellas…

Me cansé de soportarlo, de ser para ti, la chica que se conforma con ser la otra, me cansé de tus mentiras, de tus falsas promesas, de tus idas y vueltas,

Me cansé de ti.

Escrito por:    Señorita Libélula.

 

 

 



     Compartir         Compartir