Quiero decir que estaba mejor antes de conocerte, antes de saber de tu existencia, pero no puedo decirlo con seguridad, no puedo asegurar que mi vida estaría mejor antes de sentir esto dentro de mí, sentir que el sueño se larga pensando cada noche en ti, imaginándome escenas donde eres mío y puedo estar tan cerca de ti. Se siente bien, se siente bien pensar en ti, en una posibilidad que no está tan lejos de mí, pensar en un futuro y en una manera de poder estar a tu lado. Me gusta pensar en ti, me gusta recordar cada vez que he tenido la oportunidad de compartir alguna caricia contigo, alguna palabra.

Tú no lo sabes, tal vez no lo sabes si he logrado ser un tanto discreta frente a ti, no sabes que existe este sentimiento que me mata por dentro si he logrado ocultar que ya no soy la misma desde el día en que te conocí, desde el día que comenzó a crecer éste amor que cada vez es más difícil de mantener oculto. Tengo ganas de ti, ganas de no soltarte jamás y permanecer dentro de tus brazos por una eternidad. Ganas de que tú sientas lo mismo que yo, ganas de que me quieras de la misma manera en la que yo lo hago y sientas las mismas ganas de tenerme como las tengo yo, las mismas ganas de querer estar a mi lado y compartir lo mejor de ti.

Esas ganas de tenerte, ganas de besarte, ganas de tomarte de la mano y caminar juntos. Esas ganas de estar a tu lado y compartir cosas que lleguen a marcar nuestras vidas y podamos recordarlas por siempre. Esas ganas de que me quieras y sientas lo mismo que yo. Muchas veces me lo he imaginado, muchas veces lo he esperado, quiero que me veas, quiero que valores lo que hay dentro de mí, quiero que me dejes de ver como una más de tus amigas, no quiero ser una mujer en tu vida sino que quiero ser la mujer de tu vida. Sé que las cosas cambiarían, sé que podrían salir mal pero no me importa porque estoy dispuesta a tomar el riesgo. Sé que puedo perderte para siempre pero sé que por lo menos te tendré un tiempo y no importa lo que pase después, solo importa sentirte cerca de mí e intentar meterme en tu corazón y en tu mente para que puedas verme, para que pueda enamorarte tal vez. No importa el tiempo, no importa lo que pasará, solo importa este sentimiento que cada día que pasa crece más, un sentimiento que cada día se hace más fuerte y que sé que cada día que pasa es aún más difícil de sacar, de entender y de soportar.

Quiero tenerte e intentar crear en ti una necesidad de mí, una necesidad de tenerme y que no quieras alejarte nunca más. Solo quiero que veas lo importante que eres para mí, el valor que has tomado dentro de mí durante todo este tiempo desde que te conocí.



     Compartir         Compartir