Vamos a hablar del primer amor, pero no me refiero al primer amor de adolescentes, o al que te robo el primer beso,  ni siquiera  con el que experimentaste  tu primera vez.No, me refiero a ese amor que marco un antes y un después en tu vida, ese al que visualizaste como el padre de tus hijos, el dueño de tus fantasías ( y tú de sus quincenas) por el que derramaste lagrimas y te juraste nunca más volver a amar.

Pero… ¿por qué será que nos aferramos tanto a ese primer amor? Nos gastamos la vida pregonando palabras que justifican la realidad en la que no cumpliste tu sueño del amor eterno o un contigo hasta el final; esa farsa que nos vende la televisión y nos creemos completita, esa que cuando sale mal(o sea, casi siempre) nos tiramos al drama como si nada mas en el mundo existiera.

El primer amor

Pero cariño, disculpa que te desengañe un poco, puede sonar un poco frío, pero, en estos días en que la sociedad está cada vez más dañada, es necesario hablar con claridad. (Por favor no llores), La idea del inolvidable primer amor, es solo un cuento para hacernos la vida más interesante, un poquito más rosa;romántica, como nos encanta. Pero…difícilmente, eso del amor nos sale bien a la primera, necesitamos tal vez, una segunda o hasta una tercera para aprender. (Sin caer en los excesos, aclaro) El punto es que el primer amor  debe servirnos para eso, para equivocarnos,para experimentar, para caernos y por ende, también para levantarnos. No porque las cosas hayan salido mal, vamos a dejar de confiar.

Así que no te juzgues tan severamente por haberte equivocado, ni te cierres a las posibilidades que la vida te da, no puedes condenar  tu presente y tu futuro a una decisión errada. Puede que haya un poco de razón, en eso de que  el primer amor nunca se olvida, pero de eso a que sea insuperable… ¡Por favor!

 

Solo  diré una cosa más, los seres humanos, somos totalmente conscientes de nuestros actos, seres racionales, (casi siempre) además adaptables…

puedes confiar en mí, absolutamente nadie, muere de amor;(tal vez de hambre o de sueño, pero no de amor)el tiempo sana, así que a ese primer desengaño, regálale  máximo un par de noches para llorar, gritar, patalear…luego, levántate de la cama, ponte mas regia de lo normal y sal a conquistar el mundo.(Procura no tomarlo tan literal)

Escrito por: Laura He.

Publicado por Ser mejor



     Compartir         Compartir