Déjame decirte que está bien ser como eres. No tiene nada de malo que te encante entregarte, que ames con intensidad, que te guste ser comprensiva, generosa y entender a la persona que amas. No dejes que te digan que estás loca ni desesperada. La gente que te juzga no tiene idea de lo difícil que es amar más de lo que te aman, pero tú no hagas caso, sé tú misma, porque en el amor no hay reglas a la hora de entregarse. Abre tu corazón, ama y deja que te amen, sin miedo a la pérdida o al rechazo.

La gente suele decir que si lo damos todo en una relación, terminaremos vacías cuando esta acabe, pero lo que nadie dice es que, después de haberse entregado en cuerpo y alma, es normal quedarse vacía. No hay que tener miedo a esto, el amor no se acaba, si quedamos vacías, es temporalmente, porque de nuevo nos iremos llenado de fuerzas para volver a amar cuando se presente la oportunidad.

1

No hay nada de malo en amar mucho y con intensidad.

El amor más puro, el más auténtico, es aquel que se da en forma violenta, con toda la pasión y la energía que la persona puede entregar, aunque pocos tienen la valentía de amar de este modo.

Sin embargo, si no se ama de esta forma, ¿para qué amar entonces? ¿Acaso queremos amores a medias? ¿Amores que se entreguen parcialmente?

Amar debe ser algo que asuste. Sí, así como lo lees. El amor que no asusta no es auténtico. Asusta porque no lo puedes controlar, porque es como una pequeña bestia que anda suelta y que hace de las suyas en el corazón. Y, por más que lo intentes, no puedes huir de esa bestezuela del amor, te atrapa, te envuelve, te come vivo.

Quizá estés acostumbrada a que no recibes amor con la misma intensidad con la que lo das, pero para ti está bien; sabes que en una relación siempre hay alguien que ama más y esa generalmente eres tú. Y te gusta.

Nunca se ama demasiado. Para ti, amar intensamente es la única opción.

2

De manera que no debes tener miedo de amar así, sin reservas, sin límites. Ama como si mañana se fuera a acabar el mundo y hoy fuera la última oportunidad de entregarte. Ama fuerte, ama violentamente, ama con el corazón ensangrentado en las manos.

Tú amas intensamente y eso está muy bien, no dejes que nadie te diga lo contrario.

 

Autor intelectual: Jessica Balseca.



     Compartir         Compartir