Me he preguntado miles de veces el por qué fui yo quien se tuvo que enamorar de esta manera, porque tuve que hacer sido yo la persona que saldría lastimada entre nosotros dos. No me parece justo de ser to quien sufra a pesar de que fui yo quien entrego lo mejor de sí, quien fue la que busco solucionar siempre los problemas que tuvimos en medio de ambos. No me parece justo que en este momento no pueda comprender aún el por qué ya no quieres estar a mi lado y yo sea quien siga amándote.

Me cuesta mucho trabajo entender en que fue lo que fallé, que es lo que cambiarías en mí para por fin encontrarme en esa musa que te inspire cada día, en esa mujer de la cual no quieras separarte nunca más. El tiempo ha pasado y yo sigo sintiendo lo mismo por ti y es necesario que comience a trabajar en el olvido y conseguir apagarte de mi mente y colocar una barrera para que nunca más puedas entrar en mis recuerdos y en mí. Me cuesta mucho trabajo entender el por qué ya no estás aquí, pero no pierdo la esperanza de descubrirlo y de darme cuenta algún día de que es momento de despertar y dejar de pensar que quizá todo lo que un día me dijiste fue mentira. Quiero comenzar a pesar en mí y después en mí por más egoísta que esto suene.

No puedo quedarme con los brazos cruzados esperando que algo suceda, esperando que algún día te des cuenta de lo que me hiciste, que te des cuenta de todo ese daño que me hiciste, pero sobre todo de que te des cuenta que estaba en tus manos poder evitar. Estaba en tus manos no crearme historias que jamás podríamos construir, pudiste evitar las ilusiones que creabas y alimentabas día con día con promesas y visiones que ahora es imposible de percibir, que ahora son incansables para mí. Quizá sea el momento perfecto para entender que no todo en esta vida se puede obtener, que hay cosas y personas que no deben estar en tu vida para que ya no puedan causarte más daño, para que no puedan seguir lastimando. Es lamentable el darme cuenta que por mucho tiempo solo me engañe a mi misma esperando una respuesta de tu parte que jamás llegó, una respuesta que hasta la fecha aún queda en mí.

Es difícil entender por qué no quieres estar a mi lado, el por que siempre buscaste a alguien más a pesar de que yo estaba a tu lado, a pesar de seguir abriendo la boca para seguir alimentando mi mente con imágenes, con ilusiones y sueños a tu lado. Es difícil porque en ocaciones no podemos creer a lo que un hombre puede llegar, a lo que significa la mentira y la facilidad de herir a una persona por el simple hecho de que no sientes nada por ella. Estoy de acuerdo con lo que se dice: los zapatos ni con fuerza entran y es lo mismo que me llevo a la decisión de alejarme de ti porque será imposible el que yo pueda entrar en tu corazón.



     Compartir         Compartir