Me causa gracia saber que las personas piensan primero en eso, pues acaso estoy condenada a ser una victima del desamor sólo por ser mujer… ¿En qué cabeza cabe que sin el amor del hombre en que confíe me pierdo y hago mil cosas para justificar mi dolor? Ha sido toda una odisea sin ti; eso es cierto pero no sufro como un perro callejero sin su dueño, se equivocaron de persona pues aquí yo no soy el perro. No porque ya no estés aquí quiere decir que no sé hacia donde ir, nunca necesite de un guía y aunque hubiera sido así tú no eres ni eras el mejor candidato para eso; mirate… buscando información de mí, quien te diga lo que hago ahora que estoy soltera porque sola nunca, creyendo las estupideces que te dicen por compasión, malformando la información para sentirte un poco menos misarable.

No me hace falta un hombre que me diga hacia donde ir, conozco el camino pues a estas alturas ya lo he recorrido varias veces, mis acciones no son un grito de ayuda la verdad es que si grito algo es un aleluya, fuerte y bien alto para celebrar que disfruto de lo que tengo a la mano, no me duele el corazón vivo feliz cada minuto porque no sé cuantos tenga. El dolor en el corazón es normal todos llevamos una carga que nos pesa en la parte más sensible de nuestra alma, sin embargo, ese dolor no eres tú, el tiempo que sufrí tu partida ya paso, no me estanco en el pasado, he seguido mi camino pues me quedo bien claro que ya no sentías nada por mí. soledad

Entiendo que esto no era lo que buscabas con tu ausencia, jugaste con fuego y ahora pagas las consecuencias, no tenías que irte para darme un lección, algunas personas no nos quedamos en el suelo a esperar a que vuelvan por nosotros, yo soy de las que se paran y buscan un camino nuevo. Te has creído tan esencial y omnipotente que te arriesgaste de más, no eres más que un poco hombre de esos que avergüenzan al género haciéndote el indispensable y ahora llorando y dándote golpes de pecho. joven-sonriendo

Acepta de una vez por todas las que has hecho, pues entre más rápido lo digieras más rápido continuarás con tu vida, ya no preguntes por mí, no investigues más… lo que quieras saber sabes donde encontrarme pero antes de venir a buscarme has un cambio en tu vida, uno que valga la pena para que ya no quieras venir a mí.



     Compartir         Compartir