Tarde me di cuenta de todo lo que no éramos, te quería tanto, que me aferre a la idea de que eras el indicado, de que había un buen futuro para ti y para mí, juntos contra todo, sin miedo, sin nada que nos hiciera rendir.

Sé   que fui imprudente al quererte sin precauciones, con esa venda en los ojos que me impidió verte tal cual eras, reconocer  tus verdaderas intenciones, tú me querías a ratos, yo en cambio que daba todo por ti.

Que tarde abrí los ojos para descubrir que tú nunca estuviste dispuesto, que nunca te importe, que en tus planes y sueños, nunca figuré yo.

Me aferré mil vece a quedarme a tu lado, a volver a intentarlo, después de cada pelea, de cada ruptura, me bastaba un lo siento para perdonarte, para volver a ti,

Después de tantas decepciones, entendí que nunca te entregarías por completo, me rendí,  me canse de que me quisieras un día no y el otro si,

No éramos amor del bueno, de esos que son eternos, éramos solo un puto medio que se negaba a la soledad.

  Estuvimos a destiempo para amarnos, y ya no quiero perder el tiempo, ni seguir aposando por ti.

Te dejo libre, me voy de  aquí, sé que tarde o temprano encontraré a ese amor sincero, a ese amor completo que como yo, odie los puntos medios.

 



     Compartir         Compartir