En algunas ocasiones lo que llamamos amor no es lo que esperábamos, no es un mundo llego de colores brillantes, lleno de sonidos melódicos, lleno de perfumes hermosos, y de un tacto suave, hay veces que el amor de lo más obscuro, ruidos, desagradables, y áspero.

Cuando te conocí, tuve la convicción de vivir una historia llena de fantasía, llena de ilusión, caminamos juntos, expusimos lo que buscábamos y nos comprometimos a sumar esfuerzos para alcanzar nuestros sueños, estábamos llenos de alegría, de ganas de vivir, de experimentar lo que el amor significa.

promesa

Algo paso en el camino, algo que te hizo cambiar, comenzaste a ser brusco, insensible y a ignorar todo lo que habíamos acordado,  convertiste nuestra historia en tragedia, siempre me culpabas en nuestras discusiones, decías que era “Muy perfeccionista y que no podías ofrecerme lo que te pedía”. Pero fuimos los dos los que acordamos como sería esto, acordamos que nos esforzaríamos para salir adelante y que juntos lo lograríamos.

Sin darme cuenta me fuiste arrastrando a una mentalidad mediocre en donde hay que mendigar por todo, incluso por el amor, me hiciste sentir la más fea, me convenciste que nadie podría quererme si no eras tú, porque nadie sería lo suficientemente tonto para querer estar con alguien tan inútil como yo. ¡Qué manera tan horrible la tuya de mantenerme a tu lado¡, solo te dedicaste a intensificar mis miedos, los cuales conocías porque yo te los conté, usaste todo lo que te dije en mi contra, me atacaste sin razón ni remordimiento donde más dolía, tú que debiste cuidarme, tú que debiste alentarme y hacerme más fuerte, hiciste todo lo contrario. Me convertiste una muñeca de trapo que debía agradecer al cielo por la compasión de tu compañía, compañía que solo hería, me gritabas, e incluso algunas veces me golpeaste, y después te disculpabas, me decías que no sabías que te había pasado y prometías que no pasaría de nuevo, pero cada vez era más recurrente.

“Cuando dos personas se juntan, el resultado nunca es dos”. Las matemáticas son simples, en ellas siempre 1+1 es igual a 2, en las relaciones nunca será así; si dos personas se juntan:  se suman, o se restan, de tal modo que si es positivo el resultado será más de 2, porque entre los dos se apoyan y cubren las carencias del otro, y de esta manera logran más que el total de sus esfuerzos al estar separados, pero si la relación es negativa tampoco es dos, ya que al estar juntos logran menos de lo que podrían hacer cada uno por su lado, tu y yo hemos estado a punto de sumar cero, porque tú dices que es por mi culpa que no puedes salir adelante y por qué en definitiva yo siento que estar contigo me pesa demasiado, todos mis planes al contártelos los haces pedazos, me das mil y una razones por las cuales no van a funcionar, estar contigo me hace sentir menos, me hace sentir que no merezco nada que no sea una existencia vil y llena de carencias en todos los sentidos.

Tuve que tomar una decisión, una decisión que hoy me doy cuenta que no fue complicada, la decisión de seguir contigo o morir de inanición, la respuesta ha sido más sencilla de lo que me esperaba, te dejo, porque a pesar de que te has esmerado tanto en hacerme sentir que no valgo nada, al menos sé que valgo más que tú.

Hubiera dado mi vida con gusto por ti, si tu alguna vez hubieras hecho lo mismo por mí, no miento al decirte que por amor hubiera sido capaz de todo, pero lo que tú me has dado no puede estar más lejos del amor, no sé cómo pasó que terminamos en este punto, por más que lo pienso no sé cuál ha sido el punto clave, si la primera vez que me gritaste, la primera vez que te permití infundirme miedo a seguir mis decisiones, no lo sé, pero para mi sorpresa hoy que te estoy dejando, tengo una sonrisa en mi rostro, creí que estaría muerta de miedo, pero no es así, dentro de mi, todas las fibras de cuerpo me dicen que es la mejor decisión, que debí haberlo hecho hace mucho, mucho tiempo; lo único bueno de estar hasta abajo es que no queda otro camino más que comenzar a subir, Adiós, nunca quiero saber nada más de ti.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir