Hoy que ha pasado algo de tiempo desde  la última vez  que te vi todo me parece distinto.

He logrado comprender que no eres el hombre perfecto  al que idealice. Que tenías  miles de errores y  un par de defectos. Que nunca me diste el lugar que merecí y más sin embargo siempre estuve ahí.

Acepte  tu amor de apoco y con eso me conforme. Realmente olvide lo que quería.  Me olvide de mí. De mis sueños.  De  mi ser.

Estuve mucho tiempo perdida. Fueron largas noches buscando respuestas. Mirando en que falle.  Culpándome  del no ser  y deseando volver.

Mi almohada se  volvió mi compañera fiel. Me vio  llorar las lágrimas más sinceras  y  dolorosas  que alguna vez pensé.

Realmente sufrí de insomnio y hasta me enferme. Deje de comer pero por una extraña razón me engorde.

Pensé en nunca salir. Creí  vivir así por mucho tiempo. Nunca imagine el poder  volver a reír  sin fingir y de hecho jamás pensé en volver a sentir.

Estuve cerrada  a  un sinfín de posibilidades. Me encargue de poner una pared en mi pecho,     de cerrar las ventas y declararme   derrotada.

No creí nunca el poder recuperarme. Enserio  que cuando te fuiste sentí morir.  El corazón no palpitaba y el alma  ya no latía.

Pero el tiempo paso y de apoco, casi sin darme cuenta te fui dejando. De cierta manera comencé a llorar menos y reír más.  Incluso ya mire a otros hombre y hasta me he llegado a ilusionar.

 Aun no te he sacado del todo. Hay días en que te recuerdo, ya de una manera no tan clara, pero te recuerdo.

 Aun   me se  tus mañas y  hasta imito tus gestos. Hay días en las que me pregunto por ti y por mí y en  los que la  duda del si lo hubiéramos intentado quizás hubiera funcionado aun  me asalta.

En otros tantos me pregunto dónde estarás, que estás haciendo y si la vida te está funcionando. A veces hasta pienso  creer que sueles recordarme y se me escapa una sonrisa. Porque aun tienes ese efecto en mí.

tumblr_inline_nlopmyUzq41s0bpid_500

Sin embargo, ahora todo lo hago de una manera más libre,  más suelta, más yo. Ya no espero encontrarte ni que me encuentres. Por fin entendí que tú y yo estamos destinados a no ser y que contra eso poco y nada puedo hacer.

Sé que el proceso del olvido es largo.  Que dos años no bastan para sanarme, que me  tomaras más tiempo y que aun a pesar de todo no te olvidare por completo.

Pero también entendí que el hecho de que sea así no me impide el ser feliz. Que llegara el momento donde mi cuerpo y corazón desearan volver a palpitar y lo harán. En donde volveré a sentir mariposas y querré  un abrazo y me lo darán. En las que deseare un beso y lo buscare.

En las que reiré y estará bien.

Y es que al final entendí que el hecho que seas siempre parte de mi vida no significa que tenga que  dejar de vivir por ti. Que yo necesito un  amor infinito y bonito, ese que me inspire  y me haga mejor, que me impulse y me lleve.  Que me sume y multiplique y no que me reste y me quite. Uno  con el que me sienta bien, con  el la que pueda ser yo  sin  tantos trucos ni tanta magia y sea feliz y claramente ese no fuiste, no eres y  mucho que menos  serás tú.



     Compartir         Compartir