Se le puede llamar amigo a la persona que esta siempre ahí para ti, que esta dispuesto a ofrecer su ayuda y apoyo sin importar la circunstancia, esta a tu lado en las buenas y en las malas. Es agradable el encontrarte con una persona que pueda compartir contigo experiencias inolvidables y momentos que puedan atesorarse en el corazón. No es fácil encontrar a una persona con la que puedas ser tu mismo y que puedas expresar tus sentimientos sin temor a ser criticado.

El encontrar un verdadero amigo es encontrar lealtad, es encontrar verdad, amor, apoyo y consejo. Un amigo no miente para no lastimar sino que siempre lastima con la verdad. Un amigo no solo busca amistad cuando obtendrá beneficios, sino que un amigo esta ahí cuando más lo necesitas y jamás te abandona. Un amigo siempre tendrá un consejo acertado porque jamás te hará hacer cosas que te dañen a ti mismo. Un amigo jamás te cerrará caminos, sino que estará ahí contigo para descubrir nuevas puertas que puedan abrir juntos. Un amigo jamás traiciona porque un amigo siempre querrá lo mejor para tu vida. Un amigo jamás dejará un piedra en tu camino con la que puedas tropezar sino que te ayudará a pasar cualquier obstáculo que se cruce en él. Un amigo reirá contigo sin importar el motivo, no importa que con solo mirarse comiencen las carcajadas. Un amigo jamás buscará la manera de lastimarte o hacerte daño porque un verdadero amigo llega a ser como un hermano, y un hermano jamás disfruta el hacerle daño a su propia familia.

Encontrar a ese amigo con el que puedas compartir momentos especiales todo tiempo. Habrá peleas tal vez, pero esas peleas siempre llegarán a una solución porque con un amigo puedas solucionar problemas y diferencias de una manera sabia.

La amistad así como el amor es una planta que debe cuidarse día a día, debe ser regada para que no seque y que pueda dar fruto. Si en estos momentos te has acordado de esa persona con la que compartes risas y diferentes tipos de situación, es momento de que le hagas saber lo valiosa que es para ti, muéstrale el gran cariño que le tienes, riega esa planta de la amistad para que no seque, porque al igual que la naturaleza, cuando una planta no es regada no se seca al instante, sino que al paso de los días se irá secando poco a poco y cuando menos te das cuenta ya está muerta.

Si tú en estos momentos ya tienes a tu lado a un verdadero amigo, recuerda que la responsabilidad es en ambos de que la amistad entre ustedes florezca, de que la amistad se haga fuerte y que nadie por medio de calumnias o rumores puedan romper ese lazo de amistad. Aprovecha cada momento que pases con esa persona, atesora lo y recuerden los cada vez que exista una tempestad entre ustedes, porque eso les ayudará a seguir siendo fuertes y no terminen con una amistad verdadera por ningún tipo de problema. Rieguen todos los días esa planta con consejos que hagan bien a la otra persona, con detalles tanto materiales como no materiales. No permitas que la planta de amistad se seque y muera.



     Compartir         Compartir