Yo no sé que sucedió, pero mi mundo se hizo oscuro y comenzó un diluvio. Mis ojos se secan conforme los ríos crecen, es una relación que no comprendo sólo puedo darme cuenta que en mis mejillas crecen todo tipo de musgos de esos que poco a poco impiden sonreír, Rellenan cada comisura de mis labios, cada línea de expresión, se me han olvidado los dibujos que creaban mis labios.

Yo no entiendo que es lo que ocurre, pero me he vuelto un cuerpo inerte, son muy pesada como para moverme, pero a la vez soy tan ligera como pata poder flotar en la inmensidad de este vació sin fin.

La soledad de este lugar me permite conocer cosas que jamás hubiera pensado, escucho los sonidos que crea el silencio, y cuanto los golpeteos que retumban en mi cabeza me vuelven loca; entonces creo mi propio silencio, hago mi silencio recreando esos sonidos.

Quiero verlo una vez, quiero verlo otra vez, necesito volver a mirar ese color audaz que me permitía conocer la diferencia de estar muerta y la de sentirme viva. Quier hacerlo otra vez, pero esta vez quiero que sea contigo, no ignores lo que digo ¡escúchame! cuando digo que quiero hacerlo contigo.

bebes-robados-3

-Shhhhh- Aquí viene el silencio, no somos nada, sólo somos parte de este espacio que nos transforma en formas a su antojo. déjame salir huyendo, levantarme que no puedo correr, mis pies no se mueven.

Ya no tengo razones para quedarme aquí sintiendo, sufro en la espera de este nuevo inicio. Los ríos crecen, se vuelven rojos y mi corazón se destiñe con el correr de esta fuerte corriente.

No escucho, me mantengo sorda a mis propias suplicas, pero mi cuerpo aún mantiene oculta como un tesoro, la esa poca energía que de un momento a otro me dejará un día escapar.



     Compartir         Compartir