De pronto sin saber porque, estas ahí, como si hubieses despertado de un largo sueño. No reconoces el lugar, pero hay calma, no hay nada que inmute tu tranquilidad.

¿Dónde estoy? Te preguntas. Y  como un susurro del viento llega la respuesta.” No tengas miedo, ya es momento”

Te encuentras ahí, de frente a ese puente misterioso que te invita a cruzar, no puedes vislumbrar lo que hay del otro lado, parece un camino infinito, sin embargo, una fuerza dentro de ti, te impulsa a querer hacerlo. Estas a punto de dar el primer paso, el camino se siente firme, pero no puedes evitar tener miedo. De pronto escuchas una voz  conocida, alguien llora, se lamenta, sufre.

el secreto de decir adiós

Das la vuelta, miras como en un espejismo todo lo que estas a punto  de dejar, recuerdos que para ti se traducen  en  simples momentos, aun así te duele, y lloras, tus lagrimas ya sin sabor corren por tus mejillas; todavía hay tiempo, aún puedes dar la vuelta y volver, te quedas inmóvil, aturdido, sin saber  que decisión tomar. Te vuelves a cuestionar. ¿Es éste el momento de decir adiós? Esta vez nadie responde, la respuesta está en ti  mismo. Como una nube que se evapora, tus recuerdos desaparecen lentamente.

Ahí estas otra vez frente al puente misterioso; ya sin dudas, caminas a paso lento, pero firme, poco a poco el paisaje comienza a clarear, te gusta lo que miras y la forma en la que el viento corre, cierras los ojos por un momento, y cuando los abres de nuevo…ya sin miedo,  descubres donde está el secreto de decir adiós, descubres que estás en el lugar correcto.



     Compartir         Compartir