Ella no conoce otra forma de vivir, la vida la puso en una situación que sólo la hace aprender, su entorno no es el más adecuado y vaya que ha sufrido con eso. Pero cuando las noches llegan y el sueño la obliga a recordar su día, ella es frágil como un copo de nieve; ser fría y volátil es su naturaleza, eso también la hace derretirse al primer contacto con calor.

No tiene la culpa de vivir de la forma en la que lo hace, no tiene armas que le enseñen a defenderse de otra forma, es salvaje porque así es como ella creció, es delicada porque es como una pequeña flor, que nace del césped sin semilla y se alimenta de la poca lluvia. No puede pedir algo mejor, porque no conoce que hay más opciones que tú, da gracias primero porque ella te eligió.

Ella acepta ese engaño en el que tú le haces creer que no hay más que ella pueda hacer, que no hay más que ella pueda merecer, atas sus manos a las tuyas, atas su vida a tu mentira; a esa vil hipocresía que no la deja saber la forma tan despreciable en la que mientes.

25674a9f819f45e01628d44dc5063eaf

Se hunde en el lodo porque no hay más que pueda hacer, no hay una mano amiga que la ayude a seguir caminando sin resbalar en tu fango. El ejemplo de la vida de alguien más la dejo sin más expectativas, deberías irte y dejarla crecer. Si ella decidiera seguir viviendo de eso forma entonces tan sólo déjala, porque así la culpa será solo de ella, no te responsabilices de cosas ajenas, tal vez no tenga las herramientas, pero tiene inteligencia y en algún momento sus sentido común saldrá a la luz; cuando ese momento llegué entonces ella nunca perdonara lo que has hecho en su vida.



     Compartir         Compartir