Hay personas que piensan que el amor se trata de pertenecerle al otro. Sin entender, que un amor sano y verdadero es libre. Elige a alguien que vea el amor de esta manera, pues esa persona sabrá amarte sin límites, pero sin que te sientas atado. Enamórate y elige a alguien que se ame así mismo tanto como ama y valora su vida, pues solo así podrán disfrutar del goce de compartirla.

Elige a una persona que no tema romper con las reglas sociales, que escriba su historia sin hacer omisiones, que no tema o le avergüence su pasado, que tenga presente que este le ha ayudado a ser quien es. Alguien que entienda que su lugar no es detrás de nadie, sino al lado de alguien. Pues solo así estarás eligiendo a alguien que conozca la importancia de la independencia y libertad.

large (42)

Solo una persona que aclama un amor libre, será capaz de volar sin miedo, acompañado o solo, comprenderá que no se trata de atar, que en el amor no existen mascaras ni juegos, que se basa en confianza y sinceridad, que el amor es entrega y humildad. Y es que lo más conveniente, lo más sano es elegir a alguien que entienda que el amor no es sinónimo de esclavitud y que mucho menos se puede obligar a alguien a amar. Por ello, elige a alguien capaz de construir un amor que se pueda expandir lo suficiente para sentir el alma libre.

Una persona que sabe que el amor debe ser libre, es siempre ella misma. Sabe que no es necesario utilizar magia ni trucos para flechar a alguien, no teme mostrarse porque se acepta tal cual es y no esconde sus defectos. Una persona libre no cambia por nadie, cambia por ella misma.

Quien entiende que el amor es libre no se molesta de tus salidas, está consciente de que cada quien debe tener el control de su vida y distribuir el tiempo con todos aquellos que son importantes. Las personas que afrontan con madurez el que también prefieras salir de vez en cuando con tus amistades, son las mismas que comprenden que el amor no es pasar todo el tiempo juntos, sino disfrutar con plenitud el tiempo que compartan.

Una persona que sabe que debe existir libertad en el amor, no busca obtener una relación perfecta, sabe que no existen los romances de películas o sacados de cuentos. Busca y se encarga de construir una relación en donde ambos sientan felicidad y paz al mismo tiempo. Una relación en donde los momentos buenos abunden y donde los problemas sean solucionados. Una relación en donde a la primera no se desee tirar la toalla, sino que ambos afronten cualquier obstáculo.

Aquella persona que vive con la bandera de la libertad, acepta al otro y en ningún momento lo intenta cambiar, pues sabe que cada uno es dueño de su personalidad con o sin defectos. Ama tu esencia y no intenta transformarte en alguien que definitivamente no eres solo por llenar sus expectativas.

Porque-es-mejor-tener-un-mejor-amigo-que-un-novio-2

La persona que cree en este tipo de amor, sabe que lo mejor siempre será decir lo que piensa, sin miedo a un enojo o a hacer el ridículo, sabe que las cosas se arreglan hablando y no tirándolas a la basura. Para esa persona, un amor libre da paso estrecho a la comunicación, que escucha y entiende, que razona y que siente.

Si has elegido a alguien que tiene este concepto del amor, habrás elegido a alguien que siempre estará deseosa de escucharte hablar, le interesará saber todo aquello que te gusta y te desagrada. Y a pesar de no compartir las mismas ideas, se interesará en todo aquello que resulta importante para ti. Esa persona terminará creando una relación en donde la confianza es el principal motor.

Una persona que ama libremente comprende que cada uno necesita y merece su espacio. Buscará que cada uno obtenga momentos en donde pueda conectarse consigo mismo, tiempo para pensar, reflexionar o simplemente ocio. Una persona que ama libre te ofrecerá tiempo para cuando necesites estar solo y esperará con calma tu regreso, aunque no ha de esperar inmóvil, ella también emprenderá vuelo.

Las relaciones basadas en libertad son aquellas en donde ambos se complementan, es decir, son una pareja, caminan a la par y ninguno siente o ejerce más poder que el otro o sobre el otro. Este amor en libertad les permite ser y existir a su gusto, no hay necesidad de cambios y eso los convierte a ambos en seres auténticos y felices.

No hay nada mejor y más sano que elegir a alguien que comprenda que el amor es libre, alguien que busque caminar de la mano, que brinde apoyo y unos brazos cuando se ha de necesitar consuelo, una sonrisa para alegrar el día y una mirada para decir cuánto es que ama. Una persona libre jamás te ha de pedir que cambies, jamás ha de querer cortar tus alas y es que una persona que cree en la libertad del amor, lo que más desea es caminar contigo, pero también sabe hacerlo solo y no le teme a ello.

Autor: Stepha Salcas



     Compartir         Compartir