¿Qué hará lo mejor para ti? No hay nadie que trabaje cada día por ti; no hay nadie que sepa cuidarte más que tú mismo porque a pesar de que nuestra familia nos conocen bien y hay amigos que se han convertido aún más expertos que nuestros propios padres, no hay nadie que te conozca más que tú mismo; y esa es la razón por la que el conseguir el triunfo solo depende de ti, de tus acciones y de tu empeño.

Cada día es una nueva oportunidad para seguir avanzando en nuestra vida; es una nueva oportunidad para subir un escalón más. Dentro del mismo camino podremos caer, desviarnos e incluso retroceder, pero si te esfuerzas puedes seguir avanzando a pesar de todo y de todos. Habrá personas que pondrán obstáculos en tu camino, que te jalarán para que caigas y retrocedas, pero está en ti el que tu lo permitas, el que ellos ganen y te detengan.

El triunfo no es todo en la vida, pero obtener el triunfo te llevará a un mejor lugar, te hará dependiente y fuerte para seguir solo y en cualquier circunstancia. A pesar de obtener el triunfo no debes olvidar de seguir trabajando duro para no caer, para mantenerte en el mismo escalón o incluso seguir subiendo. No dependas de nadie, no dejes que nadie te diga que es lo que debes y no de hacer; no dejes que nadie te guíe ni te diga que camino debes seguir. Debes recordar que depende de ti quitar cuales obstáculo, esquivarlo y seguir a delante sin que importen muchas veces ni tu propio corazón. El corazón puede convertirse en tu enemigo, engañarte con sentimientos y falsas ilusiones que puedes desviarte poco a poco del camino que te llevará al triunfo. Pero a pesar de esto no debes olvidar ser agradecido con todas esas personas que están, han estado y estarán para ayudarte a que sigas avanzando hacía ese triunfo, hacía esa meta la cual deseas. No debes olvidar de mantener tu razonamiento y tus sentimientos equilibrados, tratando de tomar las mejores decisiones; debes tratar de pensar antes de tomar cualquier decisión. No te olvides nunca de lo que eres y siempre de salir adelante siendo tu mismo. Nunca dejes de tocar puertas y aunque no se abren no debes parar ahí, sino seguir tocando y esperando a llegar a la indicada a pesar de todo.

No es fácil llegar a tocar el triunfo en tu vida; no es fácil recorrer el camino con tantos obstáculos y pruebas que se van presentado; no es fácil identificar a esas personas que convienen estar en tu vida e identificar cuales no deben estarlo. No es fácil tener que ponerte en ocaciones en primer lugar, ser tu prioridad y trabajar en ti, amarte u considerarte antes de cualquier cosa o persona. No es fácil colocar la mirada en el camino sin desviarse o distraerse. Pero recuerda siempre que todo lo que en verdad vale la pena no es fácil conseguir…

 



     Compartir         Compartir