¿Cuánto tiempo estuvimos jugando pretendiendo amarnos? Pretendimos durante mucho tiempo que algo pasaba entre nosotros dos, que había aún algo que podríamos rescatar entre nosotros dos, pero ahora simplemente el tiempo se ha terminado. Tuvimos tiempo de solucionar todos esos problemas que con el tiempo fueron aumentando, pero llego un momento en el que no quisimos mover ni un solo dedo, un momento en el que ambos cruzamos los brazos y nos dimos por vencidos, ¿pero por qué lo hicimos? Lo hicimos porque no sentimos amor verdadero dentro del corazón y se nos hizo más fácil dejar que todo se terminara de destruir en nuestras propias narices.

No voy a negar que a tu lado pase momentos que marcaron mi vida, momentos que fueron alguno de los mejores de toda mi vida, pero tampoco te negaré que en ocaciones era difícil soportar el tenerte a mi lado, el tener que pretender amor, ese amor que nos teníamos al principio. Es difícil decir adiós y sé que también para ti fue difícil saber que es lo que era mejor para ambos. Sé que tuviste que tomar una decisión tomando en cuenta a tu corazón, tomando en cuenta a tus deseos y lo que en verdad quieres a tu lado. Sé que nos costará un poco de trabajo dejar la rutina de lado, esa rutina que lamentablemente nos gobernó durante toda nuestra relación, esa rutina que contribuyó para que termináramos y no volviéramos a pensar en el amor por mucho tiempo más.

Fui feliz a tu lado por algún tiempo, pero de un momento a otro todo cambio. Dejamos que el amor se enfriará, no quisimos luchar por él, no quisimos hacer algo para que no terminara de enfriarse y pasara lo que hoy es inevitable. Pero a pesar de todo no me arrepiento por haber pasado algún tiempo a tu lado, por haber compartido a tu lado momentos especiales que serán recordados durante toda mi vida; no me arrepiento de haber dicho aquella vez que si.

Un ciclo estamos a punto de cerrar, un ciclo que jamás podrá ser abierto de nuevo. Estamos a punto de decir el último adiós y al parecer los dos estamos bien con eso ¿no? Sé que no es fácil a pesar de que ya no exista el mismo amor en nuestro corazón como lo hubo en el principio. Sé que lo que se comenzó a forjar en nosotros fue la costumbre y el ‘tener’ que estar a nuestro lado como algún tipo de obligación, como una costumbre; nos convertimos en un tipo de tradición. Es por eso que tomé la decisión de terminar con todo lo que un día existió. Me alegra que esto haya terminado a tiempo y que al parecer ninguno de los dos ha salido herido, quizá nos extrañemos, quizá existan algunos recuerdos dentro de nosotros, pero sabremos que las cosas no pudieron darse y sabremos que no podremos intentarlo de nuevo porque fracasaremos. Llego el momento de decir: Game over a este juego de amor.



     Compartir         Compartir