No ha sido en vano el esfuerzo que puse para que funcionara el amor que teníamos, funciono el tiempo que fue justo según el destino, no soy de las personas que creen en el destino escrito y predeterminado pero sí creo que a veces hay situaciones que suceden porque así debe de ser, posiblemente esa sea mi manera fantasiosa de pensar para poder lidiar con el dolor de decirte adiós. Me pides amistad y eso no es lo que yo estoy buscando, si en algún momento me quisiste como yo a ti entonces no me pidas amistad porque eso sólo me recordara que no te puedo amar.

Tienes la mirada clavada al piso y me molesta verte tan cobarde, no eres tú el culpable de hecho en esta relación no hay culpables, no puedo decir que fui yo o que eres tú, esta vez sólo así sucedió, quiero seguir mirándote como un hombre valiente que se enfrenta a todo con sus instintos salvajes pero esta vez sólo eres como un niño mientras que yo en busca de la seguridad me vuelvo un poquito más dura. perfil-de-mujer-y-sunset1-600x720

Muchas veces he escuchado eso que las personas despechadas dicen del amor, dicen que no es bueno para nada pues lo das todo y no recibes nada. Solía parecerme una estupidez, solía parecerme sólo una recomendación de aquellos a los que decepcionaron pero hoy me incluyo en esa expresión, hoy en verdad lo entiendo porque me siento como si fuera yo quien falló mientras que tú sufres con lo inevitable. se nos va la situación entre las manos como agua y no hacemos más que recordar el pasado que ya no será.

Ya no hay nada por que luchar y yo me sigo sintiendo con el derecho de exigirte más, por lo menos quédate hoy, prolonguemos una noche más esta despedida, no hay necesidad del contacto solamente quiero sentir que mañana al amanecer esto no ha terminado. No hay peor cosa para mí que tener que revolver la rutina, mañana tal ves seremos amigos por más que yo me resista… Ya nada volverá a ser como un día fue. FLORES

Nadie podrá ocupar mi sitio como yo lo hice, dudo que alguien algún día pueda darte lo que yo te di, sin embargo, quiero desear que te encuentres a alguien mejor que yo. Es mejor terminar con este letargo amoroso de una vez por todas, buscare un pretexto para poder marcharme y entonces ahora sí, decirte adiós, no importan los fallos, las veces que no estuvimos de acuerdo o las veces en las que no pudimos perdonarnos, no importa nada ya porque es momento de decir adiós.



     Compartir         Compartir