¿Existe el para siempre? ¿Existe el mañana? Hoy puedes ser la persona más feliz del mundo, pensar que no hay nada que te falte. Y de repente, todo puede derrumbarse.
Entonces te quedas mirando a la nada, pensando en qué podías haber hecho el día anterior por evitar el ahora inevitable principio del fin. Y lloras. Y te culpas.
Pero no te preocupes, que aunque ahora solo veas nubes, el sol siempre vuelve a brillar.
E incluso a veces, con más fuerza que antes. Pasarán los días y cada vez creerás menos en todo, y en todos.
Pasarán las semanas, los meses, y no verás más que tristeza al mirarte al espejo. Pero respira, se pasará.
Todos deberíamos sentir los dedos de alguien en nuestra espalda, la respiración acelerada de alguien en nuestro oído, y los besos de alguien en la frente, para sentirnos como en casa.
Porque hay personas que son eso, son hogar, y son refugio, y son drama, y felicidad constante.
Que con solo una mirada te hacen sentir como en tu cama una tarde de invierno en la que estás acurrucada bajo una manta, y parece como si el tiempo y los problemas desapareciesen.
Pero al igual que esas tardes de invierno, se van.
Y precisamente porque sientes que no aparecerá nunca más, nadie tan especial en tu vida, cada vez te sientes más sola, más triste y confundida por esas promesas incompletas.
tumblr_n3m0wmNpXi1tq7ol6o1_500
¿Realmente merece la pena confiar en alguien, sonreír, o simplemente soñar? Quizá si, quizá no.
Nadie sabe exactamente que decirle a alguien al que han abandonado; te dicen que se pasará, que con el tiempo igual… Pero lo de que el tiempo lo cura todo, tiene un poco de cierto y a la vez mucho de mentira.
Con el tiempo te sientes mejor, pero la herida siempre estará abierta de par en par, por si esa persona que se fue, algún día quiere volver a curarla. O a abrirla un poco más.


     Compartir         Compartir