La vida nos cruzó en el momento menos apropiado, tú corazón y el mío no estaban preparados para pertenecerse el uno al otro. Si ese encuentro se hubiera realizado en otro momento, tal vez la relación hubiera estado destinada al éxito, pero no fue así.

love

Me gusta pensar que por alguna razón el destino se empeñó en unir nuestros senderos, lo cual dejó secuelas de felicidad en mí existir. El tiempo, será entonces el encargado de decidir si tu alma y la mía se reunirán de nuevo, de no ser así, yo podré seguir mi camino feliz, satisfecha, y sobre todo, convencida de iniciar un capítulo más en mi vida, sabiendo que valió la pena el haberte dedicado este hermoso capítulo dentro de mi libro de vida.

Fuiste para mí, algo más que una relación pasajera, lo nuestro fue algo que se recuerda con una sonrisa en los labios, con ese ademán de complicidad que caracteriza el amor puro y verdadero. Sé que cuando el tiempo me castigue con los recuerdos de nuestra travesía, sabré salir adelante, lo nuestro valió la pena, y sé que sucederá igual contigo.

Lamentó que el verdadero amor nos uniera en el momento menos apropiado, lamentó ser yo la plataforma que te impulsará hacia la madurez y el entendimiento, haber sido yo quien te hiciera comprender el valor de las personas.

Me entristece haber sido yo el cimiento de tu edificio sin construir, el querer adelantarme a tus ideales de hombre siendo que estaba tratando con un niño que apenas se introducía en el arte del amor. Me duele el saber que lo que me empeñé por cambiar en ti, tal vez nunca lo vea realizado, ya que no tendré el placer de saber que por fin comprendiste el hecho de amar el alma de la persona y no el cuerpo físico.

equivocada

He llegado a considerar el hecho de que pude haber puesto más empeño en cambiarte, en trabajar con tus emociones, y es triste reflexionar al respecto y llegar a la conclusión que alguien más se éste beneficiando de mis logros. Porque fui tu alma gemela, tu relación ideal, pero en el momento incorrecto de tu vida.

Quisiera que el tiempo se hubiera reservado nuestro encuentro, lamentó ser yo la que le reclame el habernos unido en el momento más inapropiado, en el momento en el que tu corazón y el mío no tenían el mismo nivel de madurez.

Lamentó con el corazón roto y desgarrado, el a haber llegado a tu vida en el momento incorrecto.



     Compartir         Compartir