Mientras muchos se encuentran en busca del amor para no estar en soledad, muchos otros lo encontramos y tontamente huimos de él, ¿y qué es lo que provoca que huyas del amor?

Será que el amor llega de formas inesperadas y te sorprende sin que te sientas lista o preparada, será que sólo debes disfrutar el momento sin tener temores, porque el amor no es necesitar del otro, ni tampoco buscar tu propio beneficio o a alguien que me divierta o entretenga por un rato. Es simple, quiero estar con alguien que disfrute de nuestra compañía, desde el estar en silencio hasta tener una charla profunda, desde tomarnos de la mano hasta tener intimidad, que disfrute de la locura.

Bueno, he de confesar que me he encontrado huyendo del amor, y es que amar es libertad, ser quien eres, estar en tiempo presente, amar virtudes y defectos sin importar, porque ves lo real dentro y fuera del otro.

Después de estar un tiempo en soledad o ver que realmente no encajas con ninguna persona, la soledad se vuelve adictiva, te hace independiente, valorarte y aprendes a confiar en ti mismo, pero cuando alguien de pronto aparece y mueve tantas cosas dentro de ti, simplemente lo olvidas. No quiero caricias vanas, ni declaraciones o palabras que a la primera ráfaga desaparezcan, quiero a alguien que no huya del amor como yo, que pueda revivir junto conmigo el mismo beso, que nos miremos a los ojos y podamos ver el alma del otro, sentir tranquilidad porque no esperas nada más, sin estar huyendo del amor por temor al compromiso, porque ya nadie quiere arriesgar.

Huyendo del amor, por el simple hecho de haber comenzado una historia al revés, fuera de lo convencional, porque deseas que no sea transitorio y ocasional. También es cierto que el tomar una mano no es un para siempre y que te digan te quiero o te amo no implica que realmente se sienta, sin embargo, he aprendido que es el riesgo que tenemos y debemos correr por ese sentimiento llamado amor.

Y es que estamos tan acostumbrados al vivieron felices para siempre que cuando nos enfrentamos a esto, nos damos cuenta que no es sencillo, y es que no quiero algo pasional y es que el corazón late fuerte y no de amor sino de miedo, pero se necesita ser valiente, ser atrevida, vivir el amor y entregar el corazón, ya no quiero estar huyendo del amor…

 

Autor: Sophia en Letras



     Compartir         Compartir