En la vida, conoceremos a muchas personas que van de paso, personas que aunque nos duela, será necesario dejar  partir, decirles adiós y desearle lo mejor.

Y es que el problema no consiste en conocer a alguien, es lo problema real es desear que se quede, pero no saber si en sus planes esta quedarse, o si en cualquier momento deba marcharse.

Cada año, tenemos 365  oportunidades para comenzar de nuevo, 365 días nuevos para reiniciar, para cambiar, para luchar por nuestra felicidad, para conocer personas nuevas que aporten un poquito de si en nosotros, en nuestro día a día, en nuestra manera de actuar.

couples

En cuestiones de amor, las cosas se complican un poco más, nunca falta quien diga… “Ten paciencia, todo llega en el momento que tiene que pasar” sin embargo aunque cada día sea una oportunidad para encontrar a quien querer, hay muchas personas que se quedarán tan solo cuando las cosas vayan bien, pero huirán cuando el camino sea dificultoso, cuando el camino se torne difícil, tal vez oscuro.

Y es así, el problema no es conocer a alguien a quien amar, es problema es que se quiera quedar, que permanezca en cualquier situación, que sea apoyo que sea el impulso que nos motive a luchar.

No es tan fácil de encontrar a ese acompañante que no tenga miedo de amar, no basta con la intensión, se necesita mucho más, no bastan un par de velas , ni las promesas hechas ante la luna llena; se necesita ante todo , sinceridad, estar dispuestos a entregarse de verdad, de correr el riesgo y caminar a paso firme, sin dudar.

Es necesario abrir muy bien los ojos para saber reconocer cuando la gente va de paso, cuando no esta en sus planes quererse quedar, también para reconocer a aquellos que quieren con honestidad.

saber a quién vale la pena entregar el tiempo, compartir la vida, compartir la felicidad.

 

 

 

 

 

 

 



     Compartir         Compartir