Simplemente no entiendo que pasó, miró hacia atrás y no logró encontrar el día en que alguien te empezó a atraer y no estoy segura de quererlo saber.

Después de todo este tiempo que hemos compartido, he crecido y madurado a tu lado, y ahora sencillamente te marchas; ayer cuando me dijiste que el motivo de darnos un tiempo era yo y esa supuesta dependencia que tenía hacía ti, lo llegué a pensar y cuando iba en camino a encontrarme contigo en mi cabeza ya habían miles de ideas, miles de planes y formas en las que iba a cambiar lo que yo había hecho en la relación, cuando me tomas las manos y me dices que existe otro motivo: estás sintiendo atracción por una chica con la cual ni siquiera le hablas bien ¿De verdad? ¿Qué diablos pasa? ¿Cómo puede ser que cambies a quién una vez dijiste que era el amor de tu vida por alguien que ni siquiera sabes que sientes hacia ella?

Pasaron mil cosas por mi cabeza, pero ese motivo NUNCA, nunca lo esperé de ti, no esperaba que quisieras estar conmigo y que tuvieras el valor de pedirme un tiempo.

Perdón por todas las peleas, los celos tontos, los enojos y todo aquello que sabemos que yo hice mal; todo mundo dice que te odie, que no debería llorar por ti, pero no puedo odiarte por que te amo demasiado y ha pasado un día apenas desde nuestra separación.

Gracias, muchas gracias y de corazón agradezco esté tiempo a tu lado, por las risas, alegrías, enojos, salidas, por estar conmigo cuando paso el accidente, por ser mi primer novio, mi primer beso, mi primera vez, con quien creí que iba a pasar el resto de mi vida, te agradezco por todo y cada uno de los días, meses y años juntos.

Me duele mucho, mucho, nadie me había lastimado así, nunca creí que tú lo harías, no había sentido ningún dolor así desde que falleció mi hermana.

Dijiste que me vas a dar una respuesta cuando aclares tus sentimientos y yo quiero ser la primera en saberlo, si decides a ella de verdad dile que la envidio y que se ganó a un niño increíble, dile que te gusta que te abracen, te gusta que te acaricien la cola de pato de tu cabello, que no eres cosquilludo, que odias que te muerdan los labios al besarte… y así podría seguir con la lista, pero eso solo me dañaría más. Si decides volver conmigo quiero, y lo veo muy remoto, aunque eso es lo que deseo más que nada en el mundo, debes saber que esos cinco años quedaron en el pasado, que nada será igual y sería empezar desde cero, y además cuando tú lo hayas decidido no sé qué decidiré yo, no te puedo asegurar que quisiera volverlo a intentar.

Por último, nunca me olvides, si te sientes mal llámame que yo estaré ahí para ti, pero toma tu decisión pensando en ti, que de igual forma yo tomaré la mía.

Te amo demasiado mi pequeño, siempre tuya.

 

Autor: Dorapl



     Compartir         Compartir