Por muchos años, sufrí y lloré buscando el verdadero amor, siempre quise saber que se sentía el estar enamorada, y que te quisieran incondicionalmente, todos los días me preguntaba cómo era sentir que alguien te quisiera por lo que eres, sin caretas, sin hipocresías, un amor puro y real.

Un día, me di cuenta, que estaba buscando en el lugar equivocado, que no siempre, y únicamente  el amor de un hombre me haría sentir tan feliz y plena, todas esas veces que me equivoque, me hicieron aprender que ÉL no era el amor, o no como yo lo creía.

mom love

Sin embargo, bastó un día quedarme en silencio y mirar mi alrededor, para darme cuenta que nunca necesité ir lejos para saber que siempre había alguien para mí, alguien que siempre me extendería sus brazos cuando los necesitara y cuando no, alguien, que siempre que lloraba, estaba ahí, no para juzgarme sino para escucharme. Cuando pase semanas en el hospital no se me despegó, siempre estuvo cuidándome y apoyándome, cada que tenía un día pesado, se sentaba conmigo en la sala para que me desahogara y me daba una taza de café, sin cafeína para que pudiera dormir.

No tengo un hermoso carácter y a veces empeora, esos días, en los que ni yo me soporto, nunca me dejó sola, provoqué sus más fuertes dolores de cabeza, sus ojeras llevan mi nombre, y aun así, siempre trato de entenderme.

Ella me enseñó, con su ejemplo, a valorar lo que tengo, se mataba trabajando para que no me faltará nada, y de esa manera me enseñó a luchar por lo que yo quiero y merezco, aprendí a ser trabajadora, y a agradecer, sus valores inculcados siempre se basaron en el respeto, humildad y coraje, pues su garra fue la que me motivo a no dejarme, luchar y tener dignidad.

Seguro ya saben de quien hablo, me refiero a mi madre, sin ella nunca me hubiera dado cuenta que para querer hay que quererse uno mismo y que cuando eres madre, todo ese amor propio se transforma en amor por ese ser al que cargó en su vientre y que incluso amo antes de conocer.

Todos tenemos muy cerca a ese amor incondicionalmente sincero, pero a veces tardamos un poco, en darnos cuenta, pues la juventud muchas veces viene cargada de soberbia ciega, espero no sea tarde cuando te des cuenta, ahora que ya lo sé, me enorgullezco cada día del ser que me ha dado el mejor regalo de todos, me dio la vida, y ahora solo me queda recordar, como me enseñó a valorarme, y valorar todo lo que la vida me presenta.

mama love

Jamás tendré otra mamá, pero aunque ya no está, se también que jamás me dejará, siempre tendré conmigo cada una de las enseñanzas que me dejó, y lucharé cada día para que allá en donde está, siempre esté orgullosa de mí, y se dé cuenta que el tiempo y el amor que invirtió en mí, lo supe aprovechar y aprendí bien su lección.

Ya tienes el verdadero amor, si no lo valoras ahora tal vez mañana ya no tiene caso que lo hagas.



     Compartir         Compartir