Las relaciones amorosas, si bien pueden ser las más satisfactorias que una persona pueda vivir, son también las que más daño pueden causarnos. Por este motivo, no es raro que haya tantas personas que, a pesar de desear enamorarse, tienen también miedo al amor o, más bien, a volver a sufrir como tal vez han sufrido ya en el pasado.

¿Por qué la gente tiene miedo al amor?

Al comenzar una relación te estás adentrando en un territorio que desconoces.

Sientes atracción y fascinación por esa persona y un gran deseo de que sea la persona que estabas buscando para enamorarte y formar una relación estable, pero aún no cooces lo suficiente como para saberlo.

 

Dejarte llevar y enamorarte conlleva un riesgo, porque al enamorarte confías en esa persona, le dejas saber cosas importantes y personales de ti y permites que te influya y te afecte. Esto hace que te sientas vulnerable porque sabes que esta persona puede hacerte mucho daño si se lo propone. Si este es tu miedo, tómate las cosas con calma y dedica tiempo a conocer a esa persona y que te conozca.

La influencia del pasado. Nuestras relaciones pasadas ejercen una influencia importante. Tanto las relaciones con nuestros padres como las relaciones con parejas sentimentales moldean el modo que tiene una persona de percibir las relaciones.

indo

Si has vivido rechazo, abuso, maltrato, relaciones tormentosas, abandono, etc., tu miedo a entrar en una nueva relación será mayor que si has vivido relaciones positivas, pues temes que se repita de nuevo. Una nueva relación puede despertar, por tanto, viejos sentimientos de pérdida, rechazo, ira o dolor.

Por este motivo, es importante que sepas cuáles son tus miedos (miedo al abandono, al rechazo, etc.) y trabajes en ellos antes de empezar una relación.

El sentimiento de no merecer amor. Si en tu infancia no te has sentido querido o has sido rechazado o maltratado, puedes haber desarrollado un modo de pensar que te hacer creer que no eres digno de amor, que no vales lo suficiente o que no mereces que te quieran. Cuando te encuentras con una persona que te muestra amor y te trata bien, esto no encaja con tus esquemas y te crea confusión.

 

Todo esto puede estar ocurriendo a un nivel automático, no del todo consciente, porque llevas toda tu vida pensando así. Repasar estos esquemas de pensamiento y empezar a cambiarlos puede ser un paso muy importante hacia la superación del miedo al amor.

Nuestros estilos de vinculación afectiva  no coinciden. Las personas varían en cuanto al grado de cercanía e intimidad emocional que desean con su pareja. Si no hay una coincidencia en los deseos de ambos, puedes sentir que la otra persona te agobia, exige demasiado de ti o desea estar contigo más tiempo del que deseas tú. O bien puede suceder justo al contrario.

Si tiendes hacia algún extremo (evitas demasiado a tu pareja o, por el contrario, deseas compartir cada segundo) puedes tener más problemas que si te encuentras en un término medio. Por consiguiente, al entrar en una relación tendrás que tener esto en cuenta y tal vez hacer algún ajuste para acercarte un poco más a ese término medio, ya sea dejando algo más de espacio a tu pareja o permitiendo que se acerque más a ti.

tumblr_lfjxoeBKEr1qefr5uo1_500_large

La fluctuación de las emociones y las expectativas poco realistas. Al igual que tu estado de ánimo puede ir variando a lo largo del día, tus sentimientos hacia tu pareja (y los de tu pareja hacia ti) también pueden fluctuar. En un momento dado, puedes sentir enfado, irritación, falta de deseo u otros sentimientos que te asustan porque te hacen dudar y te confunden.

Por tanto, ten en cuenta que eso es normal y que lo que importa no es lo que sientes en un momento dado (como consecuencia de un enfado, un mal día o un comentario de tu pareja que no te ha gustado), sino lo que sientes en general. Esperar sentirte bien en todo momento, que tu pareja te haga feliz siempre y que todo vaya siempre bien, no es realista y llevará la relación al fracaso.

La idea que tienes de lo que es una relación de pareja. Puedes tener una idea de cómo esperas que sea una relación, pero tener una idea muy distinta sobre lo que habitualmente es. Por ejemplo, puedes pensar que una relación debería darte libertad para estar con tus amigos y familia a solas, pero tienes la idea de que ninguna relación es así y tienes miedo de verte privado de libertad.

Sin embargo, no hay una regla fija sobre lo que es una relación. Cada pareja construye su propia relación en base a sus gustos y preferencias. Por eso es importante hablar, conocerse y llegar a acuerdos sobre cómo va a ser nuestra relación, en vez de dar las cosas por sentado.

Así mismo, algunas personas creen que todos los demás comparten su idea sobre lo que debe ser una relación, como si eso fuera lo normal y no hubiera más posibilidades. Pero no tiene por qué ser así, puesto que la persona con la que has iniciado una relación puede tener una idea diferente.

De nuevo, hablando es como se evitan estos malentendidos y decepciones.

tumblr_lkqlx1Bvil1qcuj4to1_500_large

Por: Ana Muñoz.



     Compartir         Compartir