Como dice una canción:

 “El amor cuando no muere mata, pero amores que matan, nunca  mueren.”

He escuchado muchas veces que el verdadero amor,  no duele, sin embargo me parece que esa afirmación suena más a cliché.

Y es que en el amor, está implícito el riesgo de sufrir por desamor, pues no todas las historias tienen finales felices, ni están destinados a ser amor eterno.

Pasa frecuentemente que una ruptura, llega a parecer insuperable, parece imposible olvidarse de ese gran amor. Al final creo que todo es cuestión de intensión, de querer superar, de atreverse a olvidar, dejar de añorar ese amor truncado y estancarse en la idea de que no hay nadie más. Cuando nos aferramos al pasado, dejamos escapar nuevas oportunidades, nuevas personas, nuevos amores, quizá dejamos pasar de largo a la persona correcta, a ese amor ideal.

duelo

Puede ser cuestión de soberbia, quizá, o nos hacemos a la idea de la derrota, nos aferramos a nuestra idea, a esa de sentimientos desgastados, de promesas rotas, de tantas tristezas.

Nos negamos a aceptar, que la contraparte pueda seguir con su vida sin problemas, que sea feliz sin nuestra presencia, que haya sido capaz de sobreponerse con entereza y borrar las huellas de lo que un día, llamamos amor.

Creo que en medio del dolor de una ruptura, lo que más nos cuesta, son las promesas que no se cumplieron, las ilusiones rotas, los sueños desmoronados , esos que amontonan junto a la incertidumbre y la desilusión lo cierto es que cada persona, enfrenta la desilusión amorosa, de diferente manera, algunos poseen  mayor fortaleza , saben controlar sus emociones, enfocar el enojo, superar el dolor; sin embargo, todo el mundo pierde algo con cada dolor, una parte de nosotros muere, cambia, se protege, se niega a volver a amar con tal intensidad.

  

Y nos deprimimos, algunos se hunden en ella, algunos otros, después de un tiempo la superan.

Proceso de duelo…

 

El proceso de duelo, es el proceso natural y necesario para sobreponernos a cualquier pérdida, a todo aquello que desgaste nuestra estabilidad emocional.

La primera etapa del duelo es la negación , en ella , nos negamos aceptar que todo termino, nos aferramos a la idea de poder salvarlo, de poder recomenzar,  en ella nos negamos a tirar las esperanzas de que todo vuelva a ser como era antes.

Después llega la etapa del enojo o rebelión; es ahí en donde nos preguntamos. ¿Por qué, yo? Sentimos resentimiento, hastío, tristeza y desilusión. Lloramos, gritamos, maldecimos, y seguimos aferrados a recuperar lo perdido.

Cuando después de todos nuestros esfuerzos no logramos nuestro cometido, llega la etapa de la depresión, la peor de todas, esas en donde muchas personas se estacan, no superan. Es aquí donde no hay ánimos de nada, ni de comer, ni de salir, ni de seguir.

negacion

Y tocamos fondo, hasta aceptar que no hay vuelta atrás, solo así entramos en la etapa de la aceptación, la etapa final para superar la desilusión, esa que se vuelve , luz, esperanza, deseo de sentir calma, que nos impulsa, que nos motiva, que nos alienta a enfrentarnos a la vida con fuerza.

Posiblemente, sea necesario repetir el ciclo más de una vez, y es que como dije antes, todos enfrentamos el dolor de manera distinta, vivimos las etapas de duelo en diferente orden, o en lapsos diferentes de tiempo; sin embargo, como dice el dicho y esto si aplica para todos los casos;

“Hay que darle tiempo al tiempo”

Asumir con calma que no será fácil, que un amor no se olvida en dos días, que es un proceso lento; pero con fuerza y decisión, pasará en algún momento.

Después del duelo, llega el tiempo de reconstruite, de orientar por ti y para ti, tus sueños, de volver a ser independiente y autosuficiente.

es momento de volver a confiar, de dejar de tener miedo, de atreverse a sepultar viejos dolores,de abrir lapuerta a nuevas ilusiones y caminar sin mirar atrás.

No, no te dejes engañar, es verdad que el amor duele, pero no mata.

Y sin darte cuenta, cuando menos te lo esperes,  volverás al ruedo, volverás a soñar, a confiar, a vivir, e inevitablemente y con seguridad, te volverás a enamorar.

de esto se trata la vida, de caerte, aprender y volverte a levantar.

Inspiración y autoría : Karla Galleta

 

 



     Compartir         Compartir