Un día pasaste por mi lado y me miraste, no como un día normal. Te invité un café y me dijiste que preferías té.

Tus ojos se clavaron en mí, sin decir nada, supimos que iba a ser algo importante en nuestras vidas, tu juventud y mi madurez unidas por un sentimiento indescriptible, el impacto de la atracción fue mutua, nos reímos hasta que vimos la hora y tuvimos que volver a nuestras realidades, tú por tu lado, a casa con tu señora y yo con mis hijos y el devoto esposo que espera impaciente mi llegada.

La rutina ha hecho su trabajo después de 25 años de estar juntos, los niños grandes e independientes, mis necesidades como mujer, sin cubrir, sin sentir pasión ni deseo. Sin saber hasta cuando uno puede soportar como mujer las penas del corazón y no sentir la angustia de no responder al amor incondicional de la persona que está al lado por tanto tiempo.

Llega este nuevo aire a refrescar mi mente y cuerpo, sentir que eres joven todavía, que puedes ser deseada y amada sin censuras, sin limitaciones y sin inhibiciones. ¿HASTA CUANDO DURARÁ ESTA SENSACIÓN?

No sé hasta cuando, solo quiero seguir sintiéndome así, feliz y pensando en ti amándote como nunca nadie te ha amado.

Un día nos juntamos a pasear, hicimos un pequeño picnic, nos contamos cosas importantes y nos dimos cuenta que nos conocimos tarde, que la atracción que teníamos no viene solo de ahora, si no que éramos almas gemelas, sin amor, sin pasiones en la vida, sentimientos compartidos que nos llevó a terminar esa hermosa velada con un beso eterno, que nos llenó de esperanza y pasión por estar uno al lado del otro, non fundimos en el amor,  y ese día me hiciste feliz.

tumblr_naqkt4kXw31ssgn4lo1_500

Fue tan hermoso, sentir que estas viva, sentir el amor florecer otra vez, sentirte feliz y en paz, lo mejor sentirme MUJER otra vez.

Hicimos el amor mirándonos a los ojos y besándonos sin parar, sintiendo tu cuerpo joven disfrutar mi cuerpo maduro,  con sus cicatrices de tanto sufrir, repitiéndome una y otra vez, mi amor  tu eres mía solo mía, y seguías besándome entera, sin preocuparte de nada, sin fingir, solos tu y yo, amándonos hasta quedar rendidos en un éxtasis de amor.



     Compartir         Compartir