No me considero una experta en el amor, ni mucho menos la mujer perfecta o el prototipo perfecto, pero la vida me ha enseñado con base en mis errores y desilusiones a diferenciar con quien sí, con quien no y con quien nunca; cuando se puede seguir o simplemente es necesario dejar ir.

 

sola

Aprendí que el amor no es siempre un cuento de hadas ni de princesas encantadas, el amor a veces duele a veces falla, que no siempre funciona como se lee en los cuentos, aprendí a diferenciar cuando es momento de soltar, de cerrar ciclos, de hacer valer mi dignidad.

Aprendí que cuando el amor se da de verdad, no hay pretexto, o motivo para no demostrarlo, que cuando el amor es verdadero, se nota, se siente, ni siquiera es cuestión de forzar  un sentimiento; por si solo fluye, florece, se hace presente.

De nuestro amor aprendí, que cuando el amor no fluye, sucede exactamente de la misma forma, cuando  no hay amor, no hay manera de esconderlo ni de fingirlo,  finalmente  como todas las mentiras llega un punto en el que es necesario admitirlo.

 

De nuestra relación  aprendí a no aceptar ser la resignada compañía, o un pasatiempo, ni mucho menos  ser quien  ayude a tapar un hueco emocional; de ti aprendí que mi felicidad no le corresponde a nadie más, que no necesito una compañía para amar con fuerza, para amar de verdad, que primero debo pensar en mí y después en los demás, que no se puede dar un amor entero, si no me amo a mi misma con sinceridad.

Aprendí también que la vida es simple, que no necesito amores complejos para vivir de verdad, que puedo tapar el sol con un dedo si me decido a actuar, somos nosotros mismos lo que complicamos todo, a veces el llanto o los dramas nos hacen sentir vivos, pero aprendí contigo, que esto es solo un el inicio para superar; me queda claro que ningún dolor es eterno, que todo pasa, que cada herida con el tempo sana  y que se puede siempre empezar de nuevo y con más fuerza.

estoy bien

No creas que con todo este discurso te quiero engañar, este proceso no ha sido fácil, sé y asumo que incluso por algún tiempo me seguirá costando estar sin ti;  lo cierto es que aunque aún  te pienso y constantemente te extraño, mi primer paso es no querer vivir así.

Por eso me atrevo, por eso me impulso, hoy he tenido la fuerza, hoy doy el  paso;  simplemente  porque tengo ganas de ser feliz te digo para siempre adiós, para siempre y sin regreso, te dejo ir.



     Compartir         Compartir