No sabía que sería el fin, cuando me encontré con sus ojos y su sonrisa, no pensé que fuera posible separarme de ellos, en ese momento todo lo que necesitaba era permanecer a su lado, necesitaba que me dijeras que lucharíamos por este amor hasta vencer, necesitaba que me dijeras que te quedarías conmigo, que no tuviera más miedo.

Jamás pensé que sería el fin, estabas tan radiante, tan dueño de ti, pero también me trasmitías melancolía. Yo quería ayudarte, no quería soltarte así, quería quedarme contigo en la profundidad de tu alma y ayudarte a sanar tus heridas y a que crecieras como persona, quería luchar por ti, por esto que sentía que era grande, era sincero, era amor. Mi intención NUNCA fue que quisieras apartarte de mí, aun se me hace difícil aceptar que esa fue tu decisión, aun me cuesta aceptarlo, cuando antes de eso yo te miraba y sentía que también estabas sintiendo lo mismo que yo, cuando sentía que era mutuo este amor, ese ya no me miraste igual, ese día me mataste, pero te doy gracias porque volví a nacer.

Te costó tanto decirme que ya no seguiríamos juntos que a veces pienso que tu no querías dejar esto así, pero de algún modo sacaste fuerza y actuaste de manera radical, y te impusiste ante de mi diciéndome que ya no seguiríamos juntos, que no querías hacerme sufrir, aunque en todo ese momento te repetía que lo que más me hacía sufrir era estar sin ti, y creo que para los dos fue un momento muy duro, fue difícil, sí que lo fue, no pude contener mis lágrimas, tu tampoco, los dos estábamos enfrentando el final que era inminente, y debíamos decir Adiós, aunque yo no pude, ni puedo, tuve que ser fuerte y enfrentar la realidad de perderte, te perdí y me destrozo el alma porque yo si te quería demasiado, yo te quise y te quiero como a nadie quise, pero si es lo que te hace feliz, y no tiene más nada que decir, entonces es hora de irnos le dije, íbamos caminando y aunque en mi seguía el dolor y quería soltar el llanto, puse mi mejor sonrisa, y le dije gracias por todos esos momentos vividos juntos que fueron únicos y maravillosos, creo que no hay palabras para definir lo que sentí ese día, me derrumbe y me puse de pie de inmediato tenía que seguir mi camino, ahora sin él. Han pasado muchos días desde que mi corazón se rompió y tuve que obligarme a dejar de quererte demasiado, a no luchar por ti, a no depender de ti, decidiste dejarme ese día entonces fue oscuro, fue uno de los días más devastadores de mi vida, luego de la muerte de mi tía, fue el día en que decidiste soltarme definitivamente y ya no había vuelta atrás, ¿me mantuve preguntándome que fue lo que paso? Si yo te di todo mi cariño, te entregue mi amor sin condición, te quise como pocas veces se quieren en la vida, nunca te juzgue, te acepte tal cual como eras, nunca esperaba nada de ti, confiaba en ti, quería ayudarte a crecer, quería ayudarte en todo, a pesar de que muchas veces te mostrabas un poco indiferente conmigo, solo me bastaba una sonrisa tuya para volver a quererte aún más. Ahora que lo pienso, quizás quererte demasiado fue mi error, dejar que fueras mi mundo hizo que mi felicidad solo dependiera de ti, y esa dependencia me estaba destruyendo, quizás fue por eso que tomaste esa decisión porque sabias que el quererte demasiado me estaba matando.

plop

Fue el fin, pero fue un comienzo también, descubrí que aunque te quería, eras libre y yo también, y que vivimos momentos maravillosos, pero toda historia de amor ya sea feliz o triste, tiene su final, y te vi partir, ni siquiera te puede ver a los ojos, ni siquiera te di un último abrazo, ya que mi impacto para ese momento era muy grande, te perdí y creo que nunca me acostumbrare a ver partir a alguien a quien quiero, casi nunca estamos preparados y creo que nunca lo estaremos. Pero llego la hora de mi vivir mi vida, de hacer planes para mí, de poner creatividad a cada día con la esperanza de emprender nuevos caminos en donde consiga todo lo que quiero para mí, de exigirme, de darme tiempo para mejorar, para ser yo misma en toda mi esencia, para sonreír, para quererme tanto que solo dependa de mi para ser feliz, llego la hora de sacar a flote mis potenciales, mis talentos y ser feliz demostrando que si puedo, de manera que sea imposible depender de alguien como algún día dependí de ti.

 

Por: Ariana Carmona



     Compartir         Compartir