No debemos esperar toda la vida por una persona que sabemos que será imposible que valore nuestro tiempo y nuestro amor. No vale la pena luchar por alguien que no quiere estar a nuestro lado. No es justo sentarnos a esperar por esa persona y dejemos pasar a miles más que de verdad desean estar a nuestro lado.

Un día él dejo de escribirle cartas tratando de enamorarla, dejo de decirle lo que en verdad sentía por ella y dejo de recordarle que estaba ahí en todo momento amándola; él se alejo y ella lo entendió. Ella al ver que él se comenzaba a marchar alejándose de ella poco a poco comenzó a voltear a su alrededor y se dio cuenta de aquél que jamás había notado pero sabía que había estado a su lado desde hace mucho tiempo antes. Ella comenzó a recibir un día las cartas que él le escriba olvidándose poco a poco de aquel chico que un día le escribió pero que dejo de hacerlo un día sin darse cuenta.

Poco a poco comenzó a olvidarlo y pretendiendo que jamás había recorrido sus letras quienes en aquel tiempo le llenaban el corazón. Ella comprendió que se había ido y se dio la oportunidad de conocer a esa persona que moría de ganas de llenarla de letras pero que jamas se atrevió. Cuando él comenzó a escribirle ella comenzó a notar una diferencia, sus letras eran claras y muy bellas, sus letras eran diferentes y se sentían verdaderas. La lectura de sus letra llenaban su corazón y en cada una de ellas la lectura se volvía cada vez más ligera. Notó que las letras del que ahora ya no le escribía tenían falta de ortografía, al final perdían el su verdadero significado gracias al no utilizar bien cada uno de los puntos y las comas. Él escribía algo distinto de lo que ella comprendía. Cuando el le explicaba el significado de sus letras en el corazón de ellas se producía un poco del dolor al darse cuenta de su mal interpretación. Así pasaban varías cartas que al final formaban un juego para ella, él se divertía y a ella le dolía.

Si esa persona que cada día te escribía poco a poco lo dejo de hacer y comenzó a enviar sus cartas a otra dirección, no dejes ir la oportunidad de conocer nuevas letras, nuevas oraciones que te mostrarán la diferencia de su corazón. No cierres el buzón de tu corazón y recibe ahora las cartas de alguien y dale la oportunidad de entrar a tu corazón. Si esa persona decidió irse es porque quizá no era para ti, porque quizá no te hará falta en tu vida.

No dejes que el perder a una persona tu corazón ya no piense en encontrar el amor, que ya no piense en comenzar un nuevo camino con otra persona que tal vez aprenda a valorarte y tratarte aún mejor que la persona que decidió irse. No te cierres al amor y deja abierta la puerta para conocer a esa persona que estará dispuesta a amarte a pesar de todo y de todos.

 



     Compartir         Compartir