Aunque muchos aseguran que encontrar a su pareja fue sólo cuestión de suerte, lo cierto es que existen numerosos factores científicos y culturales que nos permiten relacionarnos y llegar al punto en que deseamos compartir nuestra vida con alguien. Toda aventura en pareja inicia con el coqueteo, que, según expertos en antropología, es un aspecto esencial de la naturaleza humana.

Hay quienes aseguran que sin esta pequeña interacción social, los humanos no lograríamos llegar a la reproducción y la especie se extinguiría. Según algunos psicólogos evolucionistas, el coqueteo es el fundamento de la civilización tal como la conocemos: nuestra inteligencia, el lenguaje complejo y todo lo que nos separa de los animales no son más que un dispositivo de cortejo evolucionado para atraer y retener a nuestras parejas sexuales.

El lenguaje corporal y los juegos de seducción

El-coqueteo-y-la-seduccion-segun-las-ciencias-sociales-1

Kate Fox, directora del Centro de Investigación de Asuntos Sociales de Oxford, publicó un estudio sobre la ciencia que se encuentra detrás del coqueteo y hasta realizó una extensa guía sobre el arte de agradarle a otra persona. Al igual que cualquier otra actividad humana, el coqueteo se rige por leyes que no están escritas pero que aceptamos sin tener conciencia de ello. Estas reglas determinan dónde, cuándo, con quién y de qué manera podemos seducirnos unos a otros.

A pesar de ello, algunas de estas pautas pueden ser confusas y por eso muchos de nosotros cometemos algunos errores embarazosos. La investigación muestra, por ejemplo, que a los hombres les resulta difícil interpretar las señales sutiles en el lenguaje corporal de las mujeres, y tienden a confundir la amabilidad con interés sexual.

Coqueteo e interacción social
El-coqueteo-y-la-seduccion-segun-las-ciencias-sociales-2

El coqueteo es socialmente aceptable en las fiestas, celebraciones y distintos eventos sociales. La mayoría de las personas busca pareja en lugares donde se sirve alcohol, como bares, pubs, clubes nocturnos y discotecas, porque aseguran que las bebidas alcohólicas son una ayuda eficaz a la hora de iniciar una conversación con un desconocido.

En algunos bares, por ejemplo, el área alrededor de la barra es conocida como una zona para interactuar con extraños, mientras que sentarse en una mesa indica un mayor deseo de privacidad. Si vas a conocer gente, siéntate en la barra.

Otros lugares ideales para buscar pareja son las universidades y oficinas. Los establecimientos educativos están llenos de jóvenes solteros que hacen sus primeros intentos de seducción. Los estudiantes comparten un estilo de vida, preocupaciones y una atmósfera informal y por eso es fácil iniciar una conversación.

En el trabajo, en cambio, el coqueteo es aceptable sólo en ciertas áreas, con ciertas personas y por momentos u ocasiones específicas. La máquina de café, el bar o el cumpleaños de un compañero pueden resultar ideales para conseguir una pareja. Practicar un deporte en grupo también incluye distendidos momentos de seducción, aunque esto sucede en grupos que no tienen un alto rendimiento deportivo.

Con quién coquetear

El-coqueteo-y-la-seduccion-segun-las-ciencias-sociales-3

s importante distinguir el coqueteo inofensivo de aquel que tiene como objetivo conseguir una pareja. Un intercambio de miradas o una sonrisa alegre pueden iluminar tu día, elevar la autoestima y fortalecer los lazos sociales. Este nivel de seducción es divertido e inocente, aunque puede convertirse en un problema si lo intentas con personas casadas o que ya tienen una relación.

Otra cuestión a tener en cuenta, siempre según la investigación, es que los hombres tienen una tendencia a confundir el comportamiento amigable con el coqueteo sexual. Mujeres, tengan cuidado de no ser malinterpretadas y hombres, esperen señales fuertes y no sutilezas que podrían meterlos en problemas.

Las ciencias sociales pueden ayudarnos a entender mejor las reglas detrás del coqueteo, pero serás tú el que decidas cuándo, dónde y con quién actuar. Recuerda estos consejos y quizás evites un momento vergonzoso.

Fuente: curiosidades.batanga



     Compartir         Compartir