No te molestes conmigo, en realidad ni siquiera yo sabía cómo pasarían las cosas, creo que el destino estira nuestros hilos de vez en cuando para colocarnos en el momento correcto y con las personas adecuadas, de todo lo que hemos vivido podemos obtener conocimiento, pero realmente hay situaciones que te general lecciones de vida, te otorgan la comprensión de un concepto tan enorme que se queda grabada en tu alma por el resto de tu existencia.

Eso mismo fue lo que paso en esta ocasión, debo aceptar que éramos muy felices juntos, creo que nunca me hubiera imaginado mi vida con alguien que no fueras tú, pero es que a veces no comprendemos la trascendencia que tiene ese sentimiento de vivir con alguien por toda la vida, y las características necesarias que debe tener esa persona para que de verdad se pueda aspirar a vivir toda la vida junto con él.

Yo estaba pasando por una de las dificultades más grandes de mi vida, sé que fui yo quien te pidió que te alejaras, simplemente porque no quería involucrarte, lo hice con el deseo más puro de protegerte, mi amor por ti me dictaba que era lo correcto y que lo mejor era que guardáramos distancia hasta que todo se resolviera, tú también comprendías lo peligroso que podría ser el hecho de involucrarte y aceptaste de buena manera.

Hasta ahí todo bien, pero lo que paso después excedió mis expectativas con respecto a aquella situación, me encontraba en medio de un problema tan grande que no le veía ni los pies ni la cabeza, comprendí entonces que escapaba de mis posibilidades resolverlo sola y fue entonces que lo conocí a él, él se ofreció a ayudarme aun comprendiendo la gravedad de la situación, a pesar de estar en un peligro inminente no se apartó de mi lado, yo le pedí al principio que se fuera al igual que lo hice contigo, pero sé negó rotundamente y la verdad es que en el fondo yo necesitaba ayuda y también deseaba que se quedara.

Una vez superado el problema has vuelto, pero ya no pienso igual que antes, he comprendido que en la vida se pueden presentar situaciones como esta, y que me encantó tener alguien que me ayudara y que me acompañó en medio de esa tormenta, no te ofendas, pero hoy entiendo que tú y yo llegaríamos tan lejos juntos como el tiempo que durará en llegarnos un problema, por otro lado, quiero corresponder a la valentía de aquel que se quedó a pesar de mis problemas.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir