Que alguien me despierte, que alguien me diga cómo puedo recuperar mi capacidad para pensar, para valorar las cosas desde un punto de vista objetivo, que alguien me enseñe como despertar a mi cerebro que se encuentra dormido, aletargado dejo de funcionar desde el momento en que me enamore de ti, no puedo definir el momento preciso en el que paso, pero en alguna parte del camino mi corazón tomo el mando y me impidió razonar como hasta entonces lo hacía.

Siento miedo, me siento indefensa también, pues siempre buscaba la razón en todo lo que hacía, mi inteligencia ha sido mi arma para defenderme en esta vida que no deja de darle vueltas a todo, de cambiarlo todo y en la que siempre necesitas ubicarte continuamente para no perder tu camino, y ahora estoy aquí, sin la capacidad de usar mi mejor arma para defenderme de la persona más importante de mi vida, y al mismo tiempo aquella con la capacidad más fuerte para destruirme si así lo quisiera, y es que siento como si todo mi ser estuviera a tu merced.

No puedo negar lo hermoso que es encontrarse en este estado de entumecimiento cerebral, por fin he dejado de preocuparme por tantas cosas que siempre rondaban en mi mente, para ser suplantadas solo por ti, no pienso en otra cosa que no seas tú o algo que tenga que ver con nosotros, y admito que me gusta, me gusta bailar sobre tus pies, me gusta escucharte decir que me amas, me gusta cuando nos ponemos a planificar nuestro futuro, cuando hablamos de cuantos hijos vamos a tener, de qué color vamos a pintar la casa y cuando discutimos sobre los nombres que les pondremos a nuestros hijos, me gusta cuando llegas a mi casa con ese ramo de flores, o cuando desentonadamente me dedicas una canción.

Me gusta cuando me raspas con tu barba y cuando me haces cosquillas, cuando me miras fijamente como si quisieras entrar por mis ojos, cuando escudriñas en mi alma, cuando me preguntas sobre lo que pienso sobre algún tema u otro, tu voz es tosca pero tienes un candor en tu tono que la suaviza y la hace reconfortante, me gusta cuando te quedas dormido en mis piernas y puedo sentirte respirar cerca de mi piel, me gusta casi todo, tanto que lo poco que no me gusta no termina por resaltar y me pregunto si habré encontrado el amor de verdad.

Aunque algo dentro de mi trata de alarmarme todo el tiempo, trata de resistirse a este abandono que he hecho de mis pensamientos por mis sentimientos, de esta rendición que he hecho por ti, sé que mucho de lo que hacemos y decimos puede ser estúpido, pero ha dejado de importarme, tengo algo de miedo de pensar que puedas estar engañándome, jugando conmigo, para después dejarme, pero inmediatamente mi corazón te protege y te cobija y vuelvo a confiar plenamente en ti, no sé si en algún momento voy a arrepentirme de todo esto, solo sé que nunca había sido tan feliz, que nunca había sentido que puedo caminar por las nubes del cielo, que nunca me había importado tan poco este mundo cruel que está lleno de problemas, y de cosas feas, porque contigo tengo una nueva realidad que se ha apoderado de mí, y si esto algún día ha de terminar es un motivo más para vivir el hoy de una forma más intensa, sinceramente sé que mucho de lo que nos hemos dicho puede ser fruto del momento y quizás al mismo tiempo una niñería, pero sé que en algo no me equivoco y es que hasta ahora no había conocido el amor en las dimensiones que me ha enseñado tú.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir