Sin dudas hay muchos caminos para escoger en el libre andar que nos presenta la Vida, mas siento que es sólo uno el que nos da la posibilidad de expresarnos tal cuál somos, de disfrutar la magia a cada instante, siento que ese camino, es el Camino del Corazón.

A veces se expresa sutilmente, casi imperceptible, requiriendo de un gran silencio interior y exterior para poder escucharlo, otras veces nos sacude en forma brusca, buscando despertarnos de un largo sueño, y así se va expresando, con diferentes matices y colores, con distintas señales cada día, mas siempre la nota que lo resalta es la alegría, la alegría interior nos indica que allí estamos, donde nuestro corazón nos lo propone.

Mas esa alegría llega en los momentos de entendimiento, luego de haber transitado pesares, sombras y angustias, luego de habernos cobijado en el miedo, en la mentira, es nuestro corazón quien nos invita a salir de allí, y en ese proceso, nos vamos haciendo cargo de lo que fuimos generando en nuestro inconsciente andar, tanto a nosotros mismos, como a las demás personas, vamos llenando de Luz los espacios oscuros, prestando cuidado y atención a las heridas emocionales que nos fuimos causando por desoír nuestra guía interna, por no haber escuchado a nuestro corazón.. ¡Si nos hubiesen enseñado de pequeños a transitar el camino del corazón!, que diferente hubiese sido todo…, podemos sentirlo…, más la hermosa noticia es que así como fue, como está siendo, es pura perfección, ese tránsito inconsciente nos dotó de herramientas para poder ayudar a otras personas que se encuentran padeciendo circunstancias similares, si, padeciendo circunstancias, porque aún no toman conciencia de que en realidad, son ellos los creadores de tales circunstancias, están aún en el proceso de tomar total responsabilidad de sus propias vidas, tal como lo sugiere el Camino del Corazón…

Escuchar a nuestro corazón es lo más sensato que podemos hacer, dejar de pedir consejo afuera, e ir hacia adentro, soltando pensamientos automatizados, liberando cadenas y mandatos, y escucharnos a nosotros mismos, en un susurro único, envuelto de Amor y sabiduría. Y luego viene la mejor parte, obrar de acuerdo al susurro de nuestro corazón, aquí es dónde muchas personas se quedan en el camino, ya que nuestro corazón no tiene medias tintas, es claro y amoroso, mas también contundente y nos invita a transitar los mejores escenarios posibles para nuestra evolución, mas aquellos nuevos escenarios, solo se presentan cuando dejamos de actuar en los viejos. Nuestro corazón nos pide que soltemos lo que no somos, que expresemos nuestra libertad a partir del desapego.

El camino del Corazón es mágico y misterioso, lleno de hermosas sorpresas y, sobre todo, impregnado del más dulce y tierno Amor…

 

Por: Esteban Pablo Pérez Ghersi



     Compartir         Compartir