En algún momento desearé enamorarme y cuando lo haga quiero entregarme sintiéndome plena, feliz y dichosa conmigo misma. Amándome con todas las fuerzas de mi corazón para que de este modo sepan amarme. Quiero ser una mujer que sepa valerse por sí misma, no ver a un hombre solamente como proveedor, sino saber contribuir junto con él y de esta forma hacer crecer aún más nuestra relación. Cuando el amor toque nuevamente mi puerta quiero que le abra una mujer valiosa que sabe quién es y lo que quiere en la vida, una mujer completa, una mujer de hoy.

 

Que dichosos fuéramos si pudiésemos tener todo a la vez. Si las cosas que deseamos no nos costaran nada de trabajo y las obtuviéramos sin complicación alguna y sin hacer el mínimo esfuerzo. Lo cierto es que, aunque si es posible obtener la mayoría de lo que deseamos al mismo tiempo, es muy complicado mantenerlo. Por eso es que yo he decidido obtener primero el éxito y es que el amor puede esperar, mi realización profesional, mis metas y mis sueños ¡no!

No puedo determinar si ha sido mucho o poco lo que he vivido o si ha sido lo que realmente me correspondía o merecía, lo que si se es que me ha servido mucho para crecer, para madurar y para saber hacia dónde deseo dirigir el rumbo de mi vida. Y es que creo que a veces es tan necesario que te rompan el corazón para decidirte a tomar el timón e ir en busca de nuevas aventuras.

large (2)

Me rompiste el corazón, pero me diste no solo una razón para ponerme de pie y saber lo que valgo, lo que necesito y lo que merezco como mujer

Que irónica es la vida, un día te encuentras llorando y al siguiente día riendo tanto. En definitiva, no cambiaría nada de ella. Puedo decir que ahora que me conozco a la perfección y que me acepto tal cual soy, me he llegado a enamorar inclusive de mis defectos y de mis cicatrices. Ahora me valoro más, porque viendo hacia atrás puedo determinar que he sido sumamente valiente y es que le hago honor a aquella frase que dice ¨lo que no te mata, te fortalece¨ y yo continúo de pie, más fuerte que nunca, con más vida y unas ganas enormes de cumplir todas aquellas metas y sueños que me he propuesto, por mí y para mí porque me lo merezco.

Dicen que el mejor motor es el amor y yo no difiero de tal afirmación, lo es. Pero ahora ese amor es por y para mi persona y es que no se puede amar a alguien más cuando una misma no se ama y yo he aprendido a hacerlo. Y debo agradecer a aquellas personas que en su momento me lastimaron, me mintieron y me engañaron, si pensaron que me verían derrotada ¡se equivocaron!, estoy de pie y más firme que nunca.

Tengo una lista de planes y proyectos a cumplir. He determinado que necesito un tiempo indefinido sola y exclusivamente para mí. Y con decir sola no quiere decir que vaya a aislarme, pero he determinado que ahorita no es mi momento para enamorarme. Quiero explotar más mis capacidades, crecer en lo laboral, viajar y conocer más, quiero volver a estudiar, llegar tan lejos como me lo proponga, ser mi crítica principal, ampliar mis horizontes, hacer realidad mis sueños, explorar el universo y quizás algún día volverme a enamorar. Tal vez algún día, y es que no importa cuando me niegue yo a dicho sentir, si la vida misma así lo requiere alguien llegará de nueva cuenta a mi vida y yo no podré impedirlo y quizás tampoco negarme a él, pero por el momento he decidido que es mejor así, sola.

Y es que quiero demostrarme y demostrar que las mujeres no somos exclusivas del hogar. Las mujeres también podemos triunfar.

large (4)

También necesitamos y merecemos crecer. Ser dueñas de nuestra vida, aplaudirnos cada triunfo y aprender de cada fracaso. ¡Las mujeres no somos el sexo débil! Tenemos la misma capacidad que los hombres y basta que yo misma lo confirme para nunca permitir que alguien me haga sentir menos y es que las mujeres también podemos.

No me he frustrado ni amargado, todo lo contrario, cada golpe y cada caída me han ayudado a saber hacia donde he de dirigir mi vida. ¡No me estoy cerrando de lleno al amor! Aunque por el momento sienta y crea firmemente que es lo mejor. Y es que quiero hacer y lograr cosas por mí misma. Ser mi principal motor e impulso. Quiero crecer, ser una gran mujer, mucho más de lo que ya lo soy. Ser lo que en su momento he de requerir de otro ser. Alguien exitoso, alguien con metas y aspiraciones, alguien que no se deje vencer, que luche contra cualquier corriente, que sus sueños nunca abandone.

Y es que sin duda alguna el amor siempre lo tendré, el amor propio, el de mi familia y amigos, inclusive el de algunos conocidos. Pero el éxito, ese no siempre se puede lograr. La decisión es ahora y yo he tomado dicha decisión, el luchar por mis objetivos y no rendirme. Y quizás algún día, sintiéndome preparada y estando realizada lo decida, abrirle de par en par las puertas al amor, pero nadie interferirá en ello, porque ahora sé que esa es tan solo mi decisión.

Puede parecer que le huyo al amor, pero solo he decidido no soñar para vivir, sino vivir mis sueños. He decidido ir en busca del éxito y quizás mucha gente no lo ha de comprender, pero el obtenerlo es una satisfacción tan grande que solo los valientes, los que luchamos y esforzamos lo hemos de tener. No importa lo que deba dejar y es que el amor puede esperar, el éxito no.

Autor: Stepha Salcas



     Compartir         Compartir