Y así sin más despegaste el vuelo, sentiste el aire en tus alas. Estabas cómodo, desde arriba todo se veía diferente, mágico, de otro color.

Todo parecía tan lejano, tan sereno, pero de pronto, la soledad te alcanzó como un misil y caíste, al abrir los ojos, te descubriste en el suelo sin poder volar.

angel_caido

 

Tus piernas no eran fuertes como tus alas,  estaban rotas; poco a poco comenzaste a caminar, al principio solo eran pasos cortos, tambaleabas y caías, pero justo cuando estabas a punto de rendirte, en tu peor momento de desesperación, la vida te llevo con alguien. Él te enseño a usar tus piernas, te mostró muchos caminos, poco a poco tus piernas  recuperaban su fuerza; de él aprendiste que no puedes depender solo de tus alas para volar, que se puede apreciar un amanecer incluso al  nivel del suelo, que se puede  sonreír cada noche aunque no estés sentada sobre la luna.  Y así,  sin darte cuenta, ya no te sentías rota, sentías una fuerza mágica en tus alas.

  

Juntos planeaban surcar los cielos y recorrer la tierra, admirar la vida y disfrutar cada momento, él había vivido demasiado tiempo sobre el suelo, con las alas rotas, lo había hecho su hogar y no percibía la vida lejos de ahí .Siempre pensó que no valía la pena tomar el riesgo, por miedo a la caída.

alas rotas

Compartieron sus vidas y sus noches, sus almas se unieron y se volvieron una, siempre veían el uno por el otro, todo era maravilloso, por un instante todo era perfecto, pero el siempre amo verla volar porque sabía que su lugar era en el cielo. La impulso y ayudó, hasta que un día ella pudo volver a volar.

Ella sintió el aire en sus alas y comenzó a volar, desde la tierra él la miraba, tan hermosa y majestuosa, tan radiante y tan suya, pero ahí en el cielo, tan lejos de él. De pronto, algo raro pasó,  sus pies se levantaron del suelo, sus alas batían con fuerza, ya no estaba roto, ya nada le dolía, ya no sentía miedo, todo se había ido; sabía que ella lo había curado, que le había quitado el miedo y le enseño a amar, él por su parte; curó sus alas y la impulso a volar grandes distancias. Al verla volar, entendió que el suelo era el cielo a su lado, y el cielo su mejor escenario, y voló. En ese momento, lo terrenal quedo atrás y solo existía un hermoso cielo para dos.

  DL♥juntos



     Compartir         Compartir