Nuestro amor se disipó como el humo de este cigarrillo, se marchó sin dar previo aviso y cerró de un portazo las esperanzas e ilusiones de este frágil corazón. Me quedaron tantas cosas por decirte; tenía tantas ganas de compartir contigo mis noches de reflexión, quería pasear por ese parque mil veces más, sin importar el tiempo, solos tú y yo. Pero las cosas no siempre salen como uno desea; mientras tu jugabas, yo amaba, mis sentimientos eran como cartas de póker desplegadas en la mesa de la traición.

Ahora, recostada en mi cama, rememoro todos los instantes, se visualizan por mi mente como si de una película se tratase, no puedo reprimirlos, creí que eras diferente. A veces necesito llamarte, saber que estás ahí, que aún puedo sentirte, pero sé que nada de eso te traerá de vuelta, las segundas oportunidades nunca fueron buenas. Tengo que comenzar a reparar mi corazón, armar las piezas de una forma lenta y dolorosa; pues cada artefacto está averiado por tus necias palabras. Y es que en la estación del desamor solo existen dos billetes; el de la resignación, con el cual el camino se complica, y luego el de la esperanza, que permite volver a confiar en la bondad de las personas y experimentar nuevas almas que te harán respirar aires de ilusiones.

tumblr_l7nzrrh4pF1qzdqx0o1_500

Estoy en ese punto en el que no sé que camino tomar, nunca tuve la certeza de que tendría que escoger entre dejarte ir o quererte, porque fui ingenua al pensar que eras distinto, creí en ti y en todo tu ser y no repare en tu astucia a la hora de engañar, confié mis mayores secretos, te arropé en los días grises, te ofrecí millones de sonrisas a cambio de un beso de tus cálidos labios, a cambio la desconfianza se hizo eco, el miedo se infiltró en mis pupilas y tus palabras se impregnaron de sucias mentiras. Yo no pedí ser tu musa; tampoco quería ser lo más valioso. Simplemente necesitaba que no te atemorizaras ante los lazos creados, no fuiste valiente y me sumergí en fantasías propias de un cuento de hadas. Fui una muñeca más de tu colección del dolor.

Por: Ariadna López Bratlle



     Compartir         Compartir