Has llegado al punto de querer terminar tu relación, pero por alguna extraña razón no has podido. Las cosas van mal con tu pareja, y tú estás consciente de que tienen un problema (en realidad, muchos problemas), pero te niegas a abandonarlo porque crees que en algún punto las cosas pueden llegar a cambiar para bien. No sabes qué te pasa, pero es que simplemente no puedes vivir con él, pero tampoco puedes vivir sin él. Si te identificas con esto, tal vez eres adicta a tu pareja.

Para comenzar, vamos a revisar la definición de adicción:

“La adicción es una enfermedad de carácter crónico que se desarrolla gradualmente permitiendo a la persona que la padece ir realizando ajustes momentáneos a la enfermedad y volviéndolos capaces de continuar funcionando aún enfermos”

Esto quiere decir que el adicto se adapta al objeto de su adicción, aun cuando le esté causando daño, integrándolo a su vida diaria, funcionando aun cuando está enfermo. Pero, ¿es que acaso una relación de pareja se puede volver una enfermedad? Aunque no lo creas, así es. La dependencia a tu relación puede traerte graves daños emocionales e incluso físicos, deteriorándote interior y exteriormente y llevándote a padecer una vida de desgracia.

Y te preguntarás cómo puedes saber si te encuentras en una relación adictiva. Bueno, básicamente funciona como cualquier otra adicción. Estar con tu pareja te genera una sensación momentánea de bienestar y gozo, la cual es, desde luego, pasajera, pues suele dar paso a una resaca en la cual se experimenta culpa y arrepentimiento por seguir con esa persona que sabemos que sólo nos hace daño. Si ese es tu caso, entonces te encuentras sumida en una relación tóxica y debes poner cartas en el asunto si no quieres salir más lastimada.

Ya que eres consciente de que eres adicta a tu pareja, ¿qué puedes hacer para remediarlo? El primer paso es la aceptación, así que, si reconoces que tienes un problema, ya estás con un pie dentro de la solución. Después, los psicólogos recomiendan enfocarte en fortalecer tu autovaloración y autoestima. Es importante que te des cuenta cuánto vales y que no mereces estar con alguien que sólo te esté haciendo daño, y, sobre todo, que reconozcas que eres fuerte y puedes vencer la tentación de volver a caer en el juego de tu pareja. En la práctica, una solución inmediata es cortar todo vínculo con tu pareja, para que no tengas más tentaciones de volver a inmiscuirte con el objeto de tu adicción. Es como retirarte de todo contacto con tu droga.

Si tú estás pasando por un problema de este tipo y sientes que no puedes remediarlo sola, te recomendamos acudir con un terapeuta de inmediato; él te ayudará a superar paso a paso esa relación tóxica y a ir construyendo una salud mental y alta autoestima para ti.

Recuerda que tú eres fuerte y puedes vencer cualquier obstáculo que se te presente.

 

Autor intelectual: Audry Carruyo



     Compartir         Compartir