Juro que ese día creí en el amor a primera vista, sólo esa vez y sólo contigo. Nunca olvidaré el día que te conocí, ese día estará grabado en mi mente eternamente y posiblemente nunca lo sabrás. Puede sonar muy raro para las personas que no son creyentes la virgen, pero ella es la que te puso en mi camino, así empezó todo.

Ese hermoso día en el que fuimos a celebrar el día de la Virgen del Carmen a nuestra Catedral. En ese tiempo era una chiquilla despreocupada y soltera, Estando en el lugar viendo como llegaban los peregrinos en cabalgata y entraban a la iglesia, había mucha gente, yo me encontraba parada, y de repente… te cruzaste en mi vista, me quedé prendada de ti, chico medio alto, café castaño y ojos verdes. Y pesé a lo que yo misma pensara, en verdad no fue sólo tu físico el que me enamoró, fue toda esa aura que él traías en tu ser. Te busqué con la mirada toda la misa, después llegó la hora de ir a confesarme, estaba formada y seguía buscándote, hasta que por fin mis ojos te encontraron, y sólo te observaba, hasta que alguien de tus compañeros de la cabalgata pareció decirte de mi mirada, y entonces volteaste a verme. Fue hermoso que nuestras miradas se encontraran, ya que de primera intención sólo fui yo quien te miro.

Te encontré tantas veces más, hasta que te diste cuenta de mí, y sé que me recordaste. Me veías raro, creo que mi manera de mirarte no te agradaba, sé que mi mirada era de interés, de insistencia tal vez, pero juro que no podía evitarlo, nunca había sentido algo similar por alguna persona con sólo mirar. Mi amiga me animaba a que me acercará a ti a hablarte, pero siempre me sentí muy inferior a ti, desde esa vez que tuve una charla sobre ti con una chica de un grado más alto que me dijo te conocía porque fueron compañeros, me dijo cuál era la tienda de tu mamá y me dijo además que venías de familia adinerada, desde allí sentí que jamás podría atreverme a hablarte.

Nunca me animé a hablarte, he sido feliz con sólo mirarte; investigue mucho de ti, lo siento, pero así soy cuando alguien me importa, y lo que llegue a saber de tu vida amorosa, fue saber quién es o fue tu novia, en verdad que afortunada chica al tenerte en su vida, y bueno evidentemente mi vida ha pasado por varias cosas. Siempre te he de desear lo mejor, siempre que asisto a la iglesia, pido por tu bienestar y el de tu hermosa familia, me conformo y conformaré con saber que eres feliz, pero feliz de verdad. Algún día deseo poder estar cerca de ti, ser parte de tu vida, aún sea en sólo una hermosa amistad, me permitas estar presente. Y si el destino es amarnos, seré la mujer a la que su sueño se le cumplió.

El amor a primera vista si existe, una sola vez y sólo contigo. El amor de mi vida y mi amor imposible eres tú.

Por: LEES VIOLET



     Compartir         Compartir