¿Dónde estás?  

La vida  nos hizo coincidir, te conozco y tú también me conoces bien. Te quiero, pero tú no puedes querer, te busco, pero ya no te encuentro.

Es verdad que estos  días sin ti, han sido casi imposibles, me acostumbre a ti a tal grado de  poner en tus manos mis estados de ánimo, justo ahora me duele tu ausencia, tu indiferencia, y es que me acostumbre a tu presencia y a depender de ti.que te fuiste y no sé nada de ti, creí que esta ausencia sería solo una más de nuestras peleas, pero parece que esta vez no será así.

te fuiste

Creo que este debe ser el adiós definitivo, algo me dice que ya no volverás. Creo que esta vez tendré que aprender a sanar por mí misma mis heridas, creo que es mejor dejarte marchar, a final de cuentas es imposible obligar a alguien amar.

No puedo negar que no me acostumbro a la idea de no verte más, me resulta tan lastimoso tener que aceptar que las promesas que nos  hicimos resultaron ser solo palabras, eso de que nuestro amor no acabaría jamás.

  

Debo dejar de pensarte, de buscarte, de soñarte, creo que es momento de encontrarme y dejar de dejarle la responsabilidad de mi felicidad a alguien más.

Sé que no será fácil, pero el tiempo es sabio y sabrá sanar mis heridas y dolores, sabré olvidar los sinsabores, te dejare partir sin reproches, aprenderé a seguir sin ti.

alone

Volveré a reír, a cantar, a vivir.

Sé que debo dejar de esperar por ti, sé que es  momento de pensar solo en mí, te dejo libre y agradezco a la vida por haberte puesto en mi camino, por haberte convertido en mi más hermosa casualidad.

 

 



     Compartir         Compartir