Dime que sientes cuando me ves, cuando nos acercamos, cuando nos abrazamos…

Dime que no sientes que tu corazón se acelera, que tu mente vuela, despega.

dime

Es raro en mí, pero últimamente no puedo dejar de pensar e ti, en tu forma de reír, en cómo te expresas, en tu manera tan simple de hacerme reír  y tu forma tan cuerda de cuestionarme, de retarme, de impactarme.

 

Es curioso, hace un par de meses éramos un par de extraños, pasamos de miradas tímidas, a sonrisas efusivas, de un típico saludo, a largas noches de pláticas sobre la vida  y el mundo, ese que los dos queremos conocer…

Amo la manera en que  nos entendemos, en que sin palabras nos comunicamos, nos bastan las miradas para entendernos, para reconocer nuestros pensamientos.

  

Me parece todo tan rápido, pero es que sin planearlo, te has vuelto mi pensamiento recurrente, mi risa involuntaria…

Y es que… te miro y tiemblo, me falta el aire y se mueve el piso, te has clavado en mis pensamientos, en mis sueños y en mis noches de desvelos…

Tengo miedo de decirlo y perderte, pero ya no quiero callarlo… me encantas, me emocionas, me enloqueces.

Y te quiero, sin poder evitarlo, te quiero.

Ven acércate, bésame como los has hecho antes, de esos besos en la mejilla que se aferran a las comisuras de los labios, dame otro abrazo de esos que por ser tan cálidos, se niegan a soltarse, toma mis manos, redibuja las líneas de mis palmas, inventa historias de mi vida y  predice destinos, pero intenta que en cada uno de ellos, aparezcas tú.

No me sueltes, calienta mi cuerpo, que es invierno y hace frio…

couples

¡Vamos! seamos sinceros, aceptemos que somos los causantes de sonrisas reciprocas, de pensamientos casi telepáticos que nacen, que se encuentran, que se hipnotizan, que se entrelazan.

Creo que es momento, te quiero, y tu mirada me dice que sientes lo mismo, me atreveré, te lo diré

Pero si pasa que me dices que no sientes lo mismo, simplemente me iré.



     Compartir         Compartir