Después de tanto tiempo nos encontramos de nuevo, nos miramos y fingimos ignorarnos, sin embargo nuestras miradas se buscan, se reencuentran.

Nunca fuiste bueno mintiendo, tu mirada siempre te delata, no puedes ocultar tus ganas de acercarte, de tocarme, de besarme, no puedes ocultar que aún me amas.

Sé que intentas disimular lo mucho que me extrañas, tus ojos se han cristalizado,  los míos en cambio ya se han secado por haberte llorado tanto.

La diferencia entre tú y yo, es que por mi parte no quedo, te di mi cariño, te di mi confianza, te di mi amor sin medida, te di lo mejor; tú en cambio jugaste a engañarme, pero a final de cuentas fuiste tú el perdedor.

true

Tarde te diste cuenta de tu gran error, te fuiste con ella, pero como siempre pasa, se agotó la pasión, se desgastaron las caricias, se les caduco la ilusión; así pasa con las cosas superficiales, dejaste ir un amor del bueno, por uno de ocasión.

Me hubieses llamado hace algunos meses, hubiera bastado un te amo para restaurar la relación, para perdonar tu traición; sin embargo me diste el tiempo necesario para sanar mis heridas, para curar mi alma, para restaurar mi confianza, mi corazón.

Tu sonrisa tímida espera una respuesta, una señal, sin embargo doy la vuelta y me marcho sin mirar atrás.

Puedes estar seguro que ya no me haces falta, te perdoné para poder avanzar y hoy que te vuelvo a encontrar, te aseguro que de mi amor no queda rastro de nada.

 

Lo siento por ti… al mirarte confirmo los rumores, tus desdichas se dibujan en tu rostro, y sin embargo ya no puedo hacer nada.

Lamento no dar pie a un reencuentro, pero es mejor permanecer lejos…

Quédate entre sus brazos, espero que encuentres consuelo, aunque para ser honesta, no creo que puedas  llenar con besos el vacío que te dejo, ni que sus caricias apaguen el fuego que deje encendido yo.

Intenta quererla, da lo mejor, aunque si tu intención es liberarte, mejor dile la verdad…

Dile que aún me quieres, que nunca me pudiste olvidar



     Compartir         Compartir