No soy de las esas mujeres que esperan tener el camino libre, lo que quiero lo consigo y hoy decido que te quiero a ti, que no me hace nada que ella este a tu lado, me da igual si estás con una o con tres, me vale lo mismo pues hoy por fin me dieron ganas de cumplir esa promesa que te hice hace tiempo y es que hoy vuelvo por ti, hoy vuelvo por los besos que me hicieron falta, por las caricias con las que me quede con las ganas, con los abrazos que repartiste y me quistaste. No es que me quede con las sobras es que vengo a pedir lo que me toca, lo que por tus palabras me corresponde y por lo que prometiste hace tiempo.

Nos olvidamos de las promesas y la vida nos llevo lejos de nosotros mismos incluso de mí misma pero he vuelto al lugar que debía, he vuelto después de haber estado perdida y quiero hacer lo que tenía que haber hecho desde hace tanto tiempo. Ya no estoy en edad de hacerme la loca, de fingir demencia y de perder el tiempo en preguntas sin respuesta, lo que se debe hacer se hace y hoy me toca. Volvamos a lo perdido, deshagamos de las cosas que nos detienen, hoy mismo quemo mis recuerdos sin sentido y me llevo lo que es mío; la ropa que necesito, las ganas de querer estar contigo y el empeño para aferrarme a lo que siempre he sabido que es bueno.  

Dile a la que te acompaña que es momento de dejar las fantasías que no eres príncipe de los que llegan en calabazas transformadas, que los cuentos y las ilusiones se terminaron. Te espero con muchas cosas que te has perdido, no tengo promesas, ni historias de hadas, no tengo palabrerías… ven por las acciones que te aguardan, ven y despójate de contradicciones responde a mi llamado y verás que el destino no es necesario. 

Dile a ella que te equivocaste, que no hay tiempo para perder, ya no estamos en edad de reproches, que se busque a quien le corresponde, dile a tus padres que no siempre se tiene lo que se quiere, que no se decepcionen por lo que hagas pues bien aprendido tienes que hoy toca salir adelante, dile a ese miedoso hombre que escondes que no es momento de indecisiones, que las acciones premeditadas premian a quien desde hace tiempo esperan a hacerlas.



     Compartir         Compartir