Es esta noche el último insomnio que te dedico, las últimas lágrimas que te lloro, esta es la noche en la que por fin te digo adiós.

Tantas veces te culpe por marcharte, por no quedarte junto a mí, tantas te reproche por no poder amarme, por no atreverte a luchar por mí, ahora entiendo que tu no eres el único culpable, que en nuestro caso, fuimos los dos

historia 3

Yo fui culpable por no enamorarte, por resinarme a perder tu risa, por caer en la rutina, fuiste tú culpable por doblegarte, por rendirte  a la primera. Al final fuimos culpables los dos.

Después de este tiempo de duelo, de a veces odiarte por extrañarte tanto, he comprendido que no me puedo aferrar a ti, he aprendido que no eres malo, que no fue tu intención herirme, que simplemente no me pudiste amar, y es que a veces pasa, a veces simplemente el amor no ocurre, no florece, aprende que a veces las personas buenas pueden sin intención llegar a  herirte, aprendí también que en estos casos se debe siempre perdonar.

Después de este tiempo he aprendido que es necesario acostumbrarme nuevamente a mi  vida sin ti, que es necesario  volver a planear mi camino sin contemplarte a ti, sé que poco a poco recuperaré la sonrisa, que en algunos años, ya sin heridas, todo esto quedará como un recuerdo más.

Te deseo sinceramente que conozcas personas que te enseñen nuevos caminos, que logres llenar tus ojos de fantásticos destinos, deseo que ames, que te enamores al menos un poco de esta forma en que la que te amo yo, deseo que rías, que la vida te colme de bendiciones.

historia 2

Solo me resta agradecerte por compartir juntos el tiempo, prefiero  guardar solamente los bellos recuerdos.

Ahh… casi  lo olvido, no puedo marcharme sin decirte unas cuantas palabras más.

Te quiero, con toda el alma te quiero, pero en este último insomnio te dejo libre, en esta noche te digo adiós, le digo adiós a la que creí que era la mejor de mis historias.

 

.

 

 



     Compartir         Compartir