Es verdad que fueron muchas las discusiones que tuvimos, es verdad que después de decirnos lo que nos molestaba siempre había un cierto recelo, pero estoy convencida que al menos por mi parte esos momentos no fueron el punto importante para llegar a la situación que vivimos en este momento, creo que fueron más bien aquellas veces que callamos, aquellos momentos en los que decidimos no decir nada simplemente por no pelear, por no entrar en una nueva discusión para después pasarla mal.

Admito que mi temperamento no siempre es el más apropiado, admito que hay momentos en los que me he dejado llevar en alas del rencor o del dolor que sentía y que terminé diciendo cosas de las que después me arrepentí y tuve que pedir perdón, sé que nunca es bueno discutir acaloradamente, sé que lo mejor es tomarse un tiempo para calmarse y después hablar, pero a final de cuentas hablar, decir todo aquello que nos molesta o incomoda es parte importante de una relación, sé que debe hacerse con tacto y procurar ofender en lo mínimo posible a la otra persona para que no entre en un estado defensivo, o simplemente para no hacerle sentir mal.

Todo esto ahora lo sé, después de haber callado tanto, tanto que tuve que haber dicho, tanto que ahora es un peso insoportable, un ruido que no puedo silenciar y que me acompaña en cada momento de mi vida, me hubiera gustado pensar diferente antes, antes cuando era tiempo de decirlo todo, porque ahora por más que lo diga ya no servirá para cambiar nada, quizás me sirva simplemente como desahogo, pero nuestra realidad ahora ya no puede ser transformada, las decisiones que tomamos en el pasado ahora han cobrado factura y hemos llegado a un punto sin retorno.

Lamento tener que tomar esta decisión de alejarnos, pero nuestra historia está muy contaminada ya, tanto que creo que no puede arreglarse y ahora que me preguntas ¿Por qué?, son tantas cosas que creo que no terminaría de nombrar, pero puedo distinguir el principal error que nos llevó a este momento y ese fue tu insistencia por no discutir más y mi decisión de hacerte caso y tragarme todo lo que quería decir, fue tanto que siento un nudo en la garganta que me asfixia, fue tanto que en este momento puedo decir que nunca tuvimos comunicación real, lo siento pero mi decisión es definitiva y me he de marchar.

Autor: Sunky

 

 



     Compartir         Compartir