De todos los valores que me enseñaron desde pequeña, siempre he creído que el más importante es la valentía, pues este es el valor con el que forjas carácter. Un valiente arriesga, elige, deja de echar culpa es y se hace responsable de sus actos y decisiones, sin siquiera darse cuenta cada día se empeña en forjar e ir escribiendo su destino y de la persona que lo acompaña en el proceso, por eso, ser y rodearse de personas valientes solo puede hacer más rica la vida.

valientes

Hay veces que pensamos que las personas valientes ya no existen pues cada vez nos damos cuenta que más personas evitan la fatiga de arriesgarse y entregarse en una relación. Cuando te preguntes en donde están esos que aman, fíate en las personas que toman sus propias decisiones, pues quien elige arriesga, y detrás de alguien que arriesga hay una persona enamorada. Donde hay un valiente, hay alguien que ama.

Una persona valiente no está lamentándose por el pasado y está entregado en su presente para construir un futuro con aquella persona a la que está tomando de la mano. Sabe caminar y guiar a su pareja, pues con ella se sabe mejor, pues es ella la que lo hace sentirse mejor.

Para un valiente no hay una balanza de pros y contras en el amor, por eso jamás los verás haciendo una lista de si merece la pena o no arriesgarse por ese alguien que le está moviendo el mundo con solo una mirada, cuando sienten que el amor está tocando las puertas del corazón, no se la piensan y se la juegan para amar.

Te lo digo en serio, el que arriesga, ama… y cuando ama, te conviertes en su apuesta más grande, y todos saben que  nadie se hizo rico apostando poquito.

couples

Los valientes juegan porque esa aventura no se la pierden.

A mí ya me enseñaron a ser valiente, pues no es una cualidad con la que se nace, en realidad hacen falta muchas malas decisiones, muchos volados fallidos y algunas listas de pros y contras para que puedas darte cuenta que hay que ser valientes para poder amar.

Idea original: Pablo Arribas

 



     Compartir         Compartir