Cuando me dijiste que no ya eras feliz, supe que era momento de dejarte, momento de dejarnos, después de tres años juntos quise darte un regalo; LIBERARTE y darme un regalo; COMENZAR.

COMENZAR implicaba muchas cosas y a esas cosas las llamé después de ti…

Después de ti aprendí que enamorarse tan joven implica tres cosas; comenzar , terminar y volver a comenzar.

Después de ti aprendí que el amor más bonito era el mío hacia mí, porque después de echarme la culpa durante meses, aprendí que yo era la que estaría siempre conmigo, ni tú ni nadie.

Después de ti aprendí a no sentir odio, que “ellas”, las otras mujeres con las que te enviabas mensajes, no eran culpables, que no tenía que sentir odio, que eras tú él que le daba alas a todas, ellas eran iguales que yo ni más ni menos, y sentirme en guerra con ellas sólo me hacía daño.

Después de ti aprendí quienes eran mis mejores amigos, que más allá de los que me aguantaron las más de 5 borracheras después de ti, eran los que me escuchaban no importaba las veces y veces que repitiera lo maravilloso que eras y al segundo lo patán que eras, entonces aprendí que en cuestión de amigos no importa la cantidad sino la calidad.

Después de ti aprendí que el que busca encuentra, después de separarnos decidí olvidarte, pero en las noches de crisis buscaba en las redes sociales saber de ti y sabía perfectamente dónde buscar. Y ver en lo que te habías convertido me lastimaba mucho, y entonces comprendí que entre más buscará más encontraría y sí no quería encontrar tenía que aprender a dejar de buscar.

Entradas relacionadas:

Gracias por enseñarme lo que NO es el amor

Después de ti aprendí a perdonar, y perdonar significa perdonarte y perdóname, perdonar cada una de las peleas que tú ocasionaste y sobretodo cada una de las peleas que yo ocasione.

Y hoy después de meses separados, y con cada vez menos posibilidades de querer y poder estar juntos, te digo que lo mejor de ti es el después de ti, que a partir de hoy seguramente sólo seremos extraños que comparten recuerdos, que a ti el NO amor de mi vida sólo me queda agradecerte por no luchar y enseñarme que lo único que siempre haré será APRENDER.



     Compartir         Compartir