A veces pasa que la vida te quita lo que más quieres, lo que más feliz te hacía, o lo pierdes no importa cuál sea la situación porque al final de cuentas ya no está más y duele…duele mucho. Comienzan a llegar a tu mente todos aquellos buenos recuerdos y tu corazón te pide a gritos volver. Sin embargo, no entiende que no puedes hacerlo, que no sólo depende de ti, que ya es imposible volver a lo que era antes.

Intentas convencer a tu corazón de que es lo mejor, de que si se terminó es porque debía hacerlo pues es lo que todo mundo dice: “Todo pasa por algo.”, “Estas mejor sin él.”, “No vale la pena.”. Hay miles de frases como esas pero por más que los escuches no puedes aceptar la realidad y las personas no entienden que realmente no puedes hacerlo y te dicen que “el tiempo lo cura todo”.

No obstante, el tiempo pasa y pasa y no ves ninguna mejoría, todo parece ir de mal en peor, no encuentras motivos para seguir adelante, te sientes solo e incomprendido, quieres quedarte todo el día en la cama y llorar, el despertar se vuelve un tormento porque sientes un enorme vacío que parece no irse nunca.

 

Entonces un día llega un pensamiento que te inunda de miedo: “Y si nunca mejoro, y si toda mi vida la paso deseando que transcurra el tiempo hasta sentirme mejor pero eso nunca ocurre?”

Es en ese momento en el que empiezas a mejorar porque estas comenzando a darte cuenta de que está mal hundirse en el dolor y abandonarse a uno mismo pero no hagas caso a quienes te digan que no llores, creo que primero debes llorar tanto como lo necesites porque de lo contrario sólo lo vas a retener y jamás lo superarás así que déjalo salir.

images

Después te darás cuenta de que si fue muy importante no puedes superarlo de la noche a la mañana y debes concientizarte de ello, tomara tanto tiempo según la importancia que haya tenido en tu vida. Acepta que fue importante y no intentes restarle valor y sobretodo recuerda que si en algún momento te hizo feliz valió la pena.

Cuando hayas logrado sacar todo el dolor comenzarás a sentirte mejor, a darte cuenta de que tienes cosas buenas por las cuales vivir y tú mismo querrás comenzar a retomar tu vida y lo harás poco a poco.

No olvides jamás que todo lleva su tiempo y que tu tiempo no es igual al de nadie, somos personas diferentes que hemos vivido cosas diferentes y por más parecida que sea la situación jamás será la misma así que siempre escucha a tu corazón y sigue a tu propia personalidad  pero sobretodo ten paciencia contigo mismo.

Yazmín Aguilar Armenta



     Compartir         Compartir